Últimos temas

Vista at The Trafalgar — Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vista at The Trafalgar — Priv.

Mensaje por Irina T. Sulzberger el Jue Ago 27, 2015 7:02 pm

B. Margo Schleswig
21.08.'15
Trafalgar Hotel
10:45pm
Vista at The Trafalgar



Las luces iluminaban Trafalgar Square mientras la noche se cernía con peso sobre aquella ciudad británica. Londres, engalanada con sus barrios de aristocracia, su monarquía inalcanzable y toda esa sociedad que no bajaba la mirada si no era para ver el calzado de marca que estaban utilizando. Aunque esa ciudad estuviese podrida por dentro, según lo veía Irina, tenía sus cosas buenas. Lo simple de la vida, por ejemplo. Para Ira estar de pie en aquella terraza era una simpleza que le otorgaba una vista maravillosa. Desde el sexto piso del Hotel Trafalgar, la terraza sobre Trafalgar Square se encontraba en pleno corazón de Londres; y allí estaba Irina, inmaculada en un ceñido vestido de diseñador, mientras los cocteles iban y venían ubicados estratégicamente en las bandejas que llevaban los camareros, para que las bebidas no terminaran en el suelo o, peor aún, dañando el traje de alguien con el suficiente poder como para mandar al pobre mesonero a la horca. Tal vez lo sentenciarían a muerte: ¡Que le quiten la cabeza!, diría algún chiquillo con ínfulas de grandeza en aquel Bar. Pero los mesoneros parecían saber perfectamente lo que hacían, y se movían con gracia entre las personas, enfundados en un galante traje negro que incluso podrían utilizar en algún evento social.

Un mesonero atractivo se inclinó apenas ante Irina, extendiéndole la copa de champagne que ella había pedido — Un Pernod Ricard para usted, Señorita — dijo el hombre, a lo que Irina solo asintió. La copa entre sus manos representaba la imagen de lo que su clase social solía conseguir: elegancia, sofisticación, y un champagne ridículamente caro. La noche había empezado con suavidad, más de la que hubiese querido, pero siempre era así: su arribo a un lugar sofisticado y medianamente tranquilo, solo para unas cuantas fotos de paparazzis, entonces entraría al sitio para encontrarse con algunos conocidos con poco cerebro con los que pudiese hablar y convencer de ir a otro sitio a media noche, y así terminaría dando de qué hablar en algún club nocturno de la ciudad.

Pero esa noche, sin embargo, era un tanto distinta. No necesitaba buscar a un títere al que manejar para que se prestara a dar de que hablar en la edición The Times del día siguiente. Antes de su arribo al hotel, había enviado un texto a su mejor amiga, aquella princesa belga que profesaba poco amor a la prensa. Tendrás que aprender a amarlos cariño, habría dicho la inglesa al final del texto que le envió a su amiga. Ahora se encontraba reclinada en la barra al aire libre, cuya vista daba directamente con la noche londinense. Bebió un sorbo de su champagne, a la espera de Margo.  


robb stark
celebridad
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
26

PUNTOS :
492

Volver arriba Ir abajo

Re: Vista at The Trafalgar — Priv.

Mensaje por B. Margo Schleswig el Vie Ago 28, 2015 4:26 am

Irina T. Sulzberger
TRAFALGAR HOTEL
10.45 pm
VISTA AT THE TRAFALGAR



Llevar lentes dentro del tren le parecía tonto, pero era la condición que le habían impuesto cuando habían aceptado su petición de viajar por ese medio, debía resguardarse de que alguien la reconociera, ella odiaba cuando decían aquello, no estaban en Bélgica, en ese país no era tan reconocida como en su país natal. En automóvil hubiera tenido más privacidad. Le volvió a recordar su guardaespaldas mientras miraba con cautela a su alrededor, cerciorándose de que no existiera ningún peligro para la joven dentro del vagon, lo que para Margo era una exageración. Era verdad, pero a ella en ese momento no le importaba su privacidad, le importaba más llegar a su destino, viajar en tren le aseguraba un tiempo exacto a su llegada a Londres – Es viernes, apuesto que el tráfico de Oxford a Londres apesta. Todos quieren volver a casa — le respondió mostrándole su lengua brevemente, adoraba a ese hombre. La ciudad inglesa no era su verdadero hogar, pero al menos durante ese año lo sería, además era mejor que estar en Bruselas con su madre persiguiendo sus pasos, como si todavía tuviera tres años, en Londres se sentía más libre que nunca.

Le había costado mucho concentrarse en la lectura recomendaba por su profesor, trataba del romanticismo y todo su movimiento cultural, cuando el sonido de un nuevo mensaje en su móvil capturó su atención. Irina, leyó el mensaje y respondió inmediatamente, no iba a negarse a una noche con su rubia favorita. Aunque la opción elegida por la inglesa no era de su total agrado ya que acaparaba mucha atención aceptó, le informó que apenas llegara a Londres volaría a su hogar para darse un baño y luego Margo sería toda suya esa noche. Así lo hizo, apenas llegó a la capital un automóvil la esperaba a ella y su guardaespaldas, ella le informó al personal que esa noche se quedaría en casa por lo que tenían la noche libre, una pequeña mentira. Ya en casa tomó un rápido baño, escoger la ropa no costó mucho ya que había tenido tiempo de sobra en el tren para pensar en su closet. Se despidió de Loki, su perro, y salió cuidando que nadie notara su ausencia, apenas había estado en casa poco más de una hora.  

Se tomó un tiempo antes de salir del automóvil, procurando que los fotógrafos no estuvieran atentos a la entrada del hotel, cuando creyó que podía entrar sin que nadie se fijara en su presencia se animó a salir. El plan funcionó, o al menos eso creyó, ningún flash hizo presencia.  Subió al sexto piso encontrándose con la Elite que podía permitirse estar ahí, pero a ella solo le importaba una, con su miraba buscó la rubia cabellera. Demoró cerca de cinco minutos pero lo hizo, se acercó colocándose a su lado – ¿Que hace una chica como tú en el lugar como este? – habló con voz ronca como si se tratara de un hombre, aunque ocultar su tono agudo era difícil. Quizás un gran abrazo y un hola hubiera sido lo más correcto, pero era un saludo aburrido, las cosas impredecibles siempre eran mejores.

robb stark

_________________
belgica - real
avatar
MENSAJES :
21

PUNTOS :
463

Volver arriba Ir abajo

Re: Vista at The Trafalgar — Priv.

Mensaje por Irina T. Sulzberger el Vie Ago 28, 2015 8:26 pm

B. Margo Schleswig
21.08.'15
Trafalgar Hotel
10:45pm
Vista at The Trafalgar



La vida nocturna iba en su apogeo en aquella ciudad inglesa; desde el sexto piso del Hotel Trafalgar, Irina observaba como algunas personas enfundadas en trajes y vestidos ceñidos, hombre y mujeres, caminaban por Trafalgar Square en dirección a los clubes aledaños. Los autos circulaban en las adyacencias, pasando lo suficientemente cerca de la plaza como para que Irina pudiese ver la dirección que tomaban. Se mantenía entretenida en pequeñas trivialidades, como el vestido que utilizaba una chica rubia que pasó frente al hotel pero cuyo rostro no pudo ver por la lejanía, o el bonito bmw que trajo a un joven apuesto que entró al hotel, o el par de chicos en jeans y camisetas que caminaban hablando animadamente por la calle junto a la plaza. La rubia llevó la copa a su boca y sorbió apenas el champagne, deleitándose con la exquisitez que bañó sus labios. Por unos segundos, se permitió cerrar los ojos, para abrirlos solo cuando el ruido de unos pasos cercanos a ella le indicaron que tenía compañía.

La fingida voz masculina hizo que la rubia sonriera durante unos instantes, aun de espalda a su acompañante. La sonrisa se esfumó entonces, cuando decidió adoptar una postura picara — Cariño, ¿cuantas veces voy a decirte que esa voz hace que moje mis bragas? — dijo colocando su mano en la cintura de su amiga; acto seguido, mostró una perfecta hilera de dientes en una amplia sonrisa y liberó una carcajada; la manos que antes había estado en la cintura de la chica, abandonó esa parte de su cuerpo y uno de sus brazos rodeó entonces el cuello de Margo en un fuerte abrazo — Que bueno que has venido nena — dijo cuando se separó de ella — Ahora dime, ¿tengo que seguir diciéndote que "tragarse a un hombre" no tiene nada que ver con intentar hablar como uno? — preguntó en broma mientras negaba suavemente con la cabeza.

— ¿Le has pedido permiso a su alteza, el rey, para venir? — Irina rodó los ojos y soltó una risita; ella, desde que recordaba haber empezado con sus salidas nocturnas, no recordaba haber pedido permiso nunca. — Dime que te has escapado — no perdió la esperanza entonces. La rubia dio un sorbo a su copa, de la que apenas quedaba dos dedos del champagne ridículamente caro y, casi como si eso no le importara, vertió el contenido de la copa al vacío, hacia el Londres nocturno por la terraza del sexto piso de Trafalgar Square — Ups. Creo que me he quedado sin bebida — dijo sarcásticamente a su amiga, y luego señaló al barman del otro lado del lugar, lejos de la vista de la ciudad. — ¿Que te parece algo mas fuerte?— una sonrisa cómplice se dibujó en los labios de la chica mientras dejaba su copa en la barra frente a ella.

robb stark
celebridad
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
26

PUNTOS :
492

Volver arriba Ir abajo

Re: Vista at The Trafalgar — Priv.

Mensaje por B. Margo Schleswig el Sáb Ago 29, 2015 2:02 am

Irina T. Sulzberger
TRAFALGAR HOTEL
10.45 pm
VISTA AT THE TRAFALGAR


Escabullirse sin decírselo a nadie le iba a traer problemas cuando retornara a casa, un reto más o menos por parte del equipo que le cuidaba sus espaldas y su vida no iba a hacer la diferencia en ese día, prefería obtener un largo sermón mañanero a que durante toda esa noche le prohibieran hacer lo que ella deseara – Te comportarás, no beberás más allá de tus límites y por sobre todo: No mostrarás la ropa interior real—se repetía en el asiento de atrás del taxi, el chófer la miró a través del espejo retrovisor con una expresión extraña, ella le sonrió y continuó repitiendo ese mantra tres veces más antes de aburrirse. Si decía esas palabras no era por el temor de que le llegara un regaño desde Bélgica, su preocupación era por su personal de seguridad, aquellos hombres tenían a familias que mantener y por un capricho de ella no era justo que perdieran su empleo. No es que esa anoche fuera a comportarse como una monja, si debía divertirse debía ser precavida, sobre todo con las fotos y vídeos, la tecnología podía ser su peor enemiga.

Costó pero se mantuvo en su papel serio hasta que la rubia se volteó ya  juzgar por su rostro le iba a continuar el juego. El rostro inexpresivo de Margo se desvaneció al segundo de escuchar a Irina, una carcajada apareció como respuesta – Entonces he logrado mi propósito—le guiñó el ojo para luego corresponder a su abrazo aferrándose al cuerpo de la chica un tiempo más de lo normal antes de dejarla ir – No podría haber no venido ¿Rechazar una invitación de Irina Sulzberger? Quien se ose a hacerlo definitivamente debería pedir una cita con el psiquiatra – además del hecho que estar viviendo en la misma ciudad era un hecho que jamás en su larga amistad había pasado. Pasaban vacaciones juntas, se quedaban en la ciudad de la otra, pero vivir en el mismo pedazo de tierra jamás. Tragarse a un hombre, solo ella podría decir eso – No me he tragado a nadie, solo es mi lado masculino que aparece cada vez que te ve – movió sus cejas insistente.

Negó lentamente poniendo expresión de inocencia en su rostro – Mi abuelo, el rey, tiene otras preocupaciones más importantes que su nieta—pero eso no quería decir que no se preocupara por la reputación de ella. Sonrió maliciosamente mientras le indicaba a sus espaldas – ¿Ves a algunos de los hombres de negro? – era su forma de afirmarle  que había asistido allí sola, sus hombres no les iban a aguar la noche. Margo se inclinó un poco para ver como caía el contenido – Y creo que una pareja ha sido bañada por champagne ¡Bien hecho Sulzbeger! – elevó su pulgar como si lo hecho por Irina hubiera sido una gran hazaña. Siguió con la mirada el punto señalado – Margo dice que sí, hígado dice que no. Hígado no tiene ningún título real ¡Margo gana! — tomó de la mano a la rubia para ir juntas a la barra teniendo que esquivar a algunas personas antes de llegar a su destino. Soltó la mano de la chica colocando ambas manos sobre la barra mientras buscaba entre los licores su elección, era el vodka quien siempre se llevaba toda su atención, pero está noche comenzaría con otro trago – ¡Un tequila blue!—le pidió al barman al segundo que se colocó frente a ellas, Margo giró su rostro esperando el pedido de su amiga mientras se balanceaba ligeramente de un lado a otro, era la música actuando sobre su cuerpo.  

robb stark

_________________
belgica - real
avatar
MENSAJES :
21

PUNTOS :
463

Volver arriba Ir abajo

Re: Vista at The Trafalgar — Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.