Últimos temas

Where would you go, when you're lonely? [Rodrigo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Where would you go, when you're lonely? [Rodrigo]

Mensaje por Melania Fitz-James Stuart el Jue Sep 03, 2015 12:59 pm

Aquel día era un de los muchos en los que decidía no hacer planes y concederse todo su tiempo a organizar toda la información que recopilaba aquí y allá, con unos y otros sobre Izaya, sobre Blue y sobre los últimos días de sus padres. Por ello, tras arreglarse el pelo y maquillarse para lo que ella llamaba “belleza cero” es decir, el aspecto aceptable más natural que se permitía tener (no soportaba verse descuidada ni aunque se fuera a quedar en casa), se puso unos sencillos vaqueros azul oscuro, muy ceñidos, y un jersey morado oscuro, también ceñido y se dispuso a sentarse en la habitación que había habilitado como despacho, con una gran mesa, cajones, estanterías, su Mac y una silla sobre la que podría pasar el resto de su vida sin problema de cómoda que era.

Llevaba un rato absorta en sus papeles, cuando Elena llamó suavemente a la puerta. Elena Cortés había sido su niñera desde que nació, y era la persona de su más absoluta confianza, más que los guardaespaldas, pero la pobre mujer era bajita y delgada y no podría reducir ni a un gato un poco grande. Con todo y con eso, se la había llevado a Londres porque su casa era pequeña y Elena podría hacerse cargo de todo sin necesidad de meter a nadie en casa, que pudiera pecar de indiscreto.

-¡Señorita Melita, salga rápido!- Melania dio un brinco en la silla y su corazón iba a mil. ¿Le habría pasado algo a la tía Camila? Era la única que le importara a la que aún le podían quitar. Abrió la puerta a todo correr, pero la expresión de Elena era semi sonriente e incluso un poco pícara

-¿Qué pasa?- Melania apoyo su mano sobre la de la chica

-Nunca adivinaría quién ha venido a verla… ¡el príncipe!- Melania pestañeó por un momento y se sintió perdida, porque pensó en el príncipe heredero fallecido de los Kensington. Con lo rara que era su vida no le hubiese extrañado nada.

-¿Qué príncipe?

-¿Pues que príncipe ha de ser? ¡Rodrigo De Domenéch! ¡el príncipe de Asturias!- su cabeza voló rápidamente a España. Cuando eran pequeños, Gabriel y ella jugaban con los príncipes Rodrigo y Sofía. Coincidían más o menos en edades y ellos, a pesar de su rango eran niños, como todos. La adolescencia complicó un poco las cosas, porque Gabriel y Rodrigo debían prepararse para asumir ciertas responsabilidades, mientras que Melania y Sofía eran bastante libres (más Mel que Sofía, evidentemente). El hecho de que cada uno fuera a estudiar por su lado hizo que se vieran en muy contadas ocasiones, pero no hizo que disminuyera su cariño por ellos. La última vez que vio a ambos, junto a los reyes, fue en el funeral de sus padres y su hermano, y aquella vez sólo pudo llorar en el hombro de la reina Aurora y sostener fuertemente la mano que le tendían sus amigos. Volvió a la realidad y bajó corriendo, descalza como siempre, las escaleras.

Sus guardaespaldas estaban a ambos lados de la puerta blanca, abierta, y allí, entre la puerta y el rellano, el príncipe. Su presencia le produjo una calidez interior de quien se siente en buena compañía, o con la familia y le arrancó una gran sonrisa sincera. Estuvo a punto de lanzarse a abrazarle, pero recordó ante quién estaba y realizó primero una reverencia

-Alteza- pronunció. Y acto seguido le abrazó fuertemente y miró a sus ojos, estaba muy guapo, la verdad- ¡Rodrigo! ¡qué alegría verte! No sabía que estabas en Londres- se le hacía bonito hablar con alguien, que no fuera Elena, en español.

De pronto se dio cuenta de algo y miró tras el hombro de Rodrigo. Más allá de su cuidado jardín delantero y la valla de hierro negra estaban los guardaespaldas del príncipe y su gran coche. Si los periodistas aún no se habían enterado, pronto lo harían. Hizo pasar a Rodrigo y cerró la puerta llevándole hacia el salón. Menos mal que Elena lo tenía todo en perfecto estado de revista y que ella era una maniática del arreglo personal.

-Has conseguido espantar a los indeseables ¿eh?- dijo en tono jocoso. Sabía que odiaba tanto a la prensa como ella- Gracias por venir, se le hace difícil a una estar tan sola a veces- se sentaron en el sofá- Tienes muchas cosas que contarme, ¿qué tal un vino de España?, de la Rioja, de los buenos, no del agua colorada que beben aquí- entonces recordó algo- Por cierto, tengo que felicitarte ¿no? Vas a casarte
españa - ducal
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
8

PUNTOS :
320

Volver arriba Ir abajo

Re: Where would you go, when you're lonely? [Rodrigo]

Mensaje por P. Rodrigo de Doménech el Vie Sep 04, 2015 11:53 pm

Rodrigo podía odiar las visitas de Estado que lo obligaban a convivir con personas "importantes" que sólo buscaban sacar del futuro monarca la promesa de algún favor cuando fuese rey. Mucha gente lo rodeaba por los mismos motivos; para adularlo, para aconsejarle con los ojos puestos en sus propios beneficios, para llamar la atención de la prensa y demás motivos. Por eso, nada disfrutaba tanto como el visitar a las personas que realmente apreciaba y en Inglaterra no había un nombre tan importante para él como podía serlo el de la duquesa de Alba y una de sus únicas y primeras amigas verdaderas.

Hacía años que no veía a Melania y la última vez había sido demasiado triste como para poder charlar o disfrutar de un buen rato juntos. A Rodrigo le había dolido en el alma la pérdida los padres y el hermano de la chica pues eran incontables las aventuras que como niños habían compartido. Y a él le hubiera gustado estar más con su amiga, ayudándola a superar el trance, pero como heredero, pocas cosas podía hacer que no estuvieran programadas en su agenda real. Ese día, él ya había tenido suficiente y se había escabullido de todo sin importarle nada más que ver a la chica.

Al llegar, todos lo recibieron con sorpresa, pero con cortesía, les dejó instrucciones claras a su equipo de vigilancia y entró a la residencia con sólo uno de sus hombres de más confianza a su espalda. Él le había asegurado que no le privaría de un día de libertad, que lo dejaría estar a solas con su amiga pero que permanecería cerca por cualquier cosa. Aquello era lo mejor que podía conseguir así que no dijo nada y se limitó a asentir de manera condescendiente, preguntándose (y no por primera vez) quién era el que llevaba las riendas en esa situación. Él era el futuro rey pero todo mundo le daba y le daba instrucciones.

Ver aparecer a Melania en lo alto le da escalera hizo que todo se le olvidara y sonrió ante la emoción de la chica, claro que su saludo lo incomodó un poco. Sabía que todos debían dirigirse a él con respeto, pero no ella. Y el que ella le abrazase un instante después lo reconfortó como pocas personas lo lograban. Rodrigo le devolvió el abrazo, acariciándole el cabello con dulzura - Hola, preciosa - saludó él separándose un poco para besarla en ambas mejillas - Estoy terminando mi maestría aquí, y apenas supe que andabas por estos lugares supe que tenía que pasar a verte, estás muy hermosa - él le dijo con familiaridad y cariño. Dejándose llevar por la joven, la siguió hasta una sala confortable donde seguro podrían platicar muy a gusto.

- Espero que limites ese saludo de "Alteza" a eventos públicos, eres mi amiga y que te inclines ante mí se me hace de lo más extraño - a pesar de su condición, Rodrigo en ocasiones podía ser de lo más humilde, olvidándose del peso que cargaba sobre sus hombros, aunque claro, esos momentos eran contados con los dedos de una mano. - Mataría por un buen vino - aceptó su invitación con una sonrisa cómplice, nadie mejor que ellos para apreciar un buen vino español. Se sentó en un cómodo sillón y cuando ella le mencionó su boda, él frunció los labios algo molesto - En realidad las cosas no son oficiales aún, hace años que no veo a Alejandra y no sé qué esperar de esto, aunque debo de confesarte que me emociona la perspectiva, ella era una chica muy guapa, pero quizás todavía tenga resentimientos en mi contra y si eso sucede, no creo que el compromiso deba mantenerse, por eso no deseaba que se hiciera público, pero ya ves que nada se les escapa - terminó con molestia, refiriéndose a los medios que siempre estaban ventilando todo.
españa - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
12

PUNTOS :
405

Volver arriba Ir abajo

Re: Where would you go, when you're lonely? [Rodrigo]

Mensaje por Melania Fitz-James Stuart el Lun Sep 07, 2015 12:52 am

Elena entró con una bandeja que llevaba el vino y las copas. Melania la tomó de sus manos y dijo

-Tranquila, Elena, ya lo sirvo yo, mantén atendido al guardaespaldas de Rodrigo, por favor- su nana se sonrojó al oír como llamaba al príncipe por su nombre de pila. Rodrigo tenía razón, no podían tratarse con protocolo entre ellos, eran unas de las pocas personas en las que ellos mismos podían confiar, a pesar de que ella no le había confiado su gran secreto, lo que sabía sobre la muerte de sus padres y sobre el patrimonio de los Alba. ¿Pero cómo contarle aquello a su amigo? no, era demasiado pronto, necesitaba seguridad y necesitaba pruebas. Un nudo apresó su estómago por un momento, pero se recompuso enseguida y sirvió las copas. La chocó con la de Rodrigo y con una sonrisa dijo

-Iba a brindar por tu boda, pero creo que mejor brindar porque estemos otra vez juntos, que eso sí que es una buena noticia- bebió mirando a Rodrigo con afectación y los ojos un poco cristalosos, pero acaso lo fuera, por primera vez en mucho tiempo, de felicidad, de la felicidad de la cotidianeidad de estar con él, con un motivo para brindar. No obstante, y tras escuchar las palabras del príncipe sintió que tenía que ahondar en el asunto. Subió las piernas al sofá y se colocó de lado, mirándole

-Ya sabes cómo son, no tienen otra cosa que hacer más que hablar de nosotros, y siempre hay alguien que se va de la lengua- comentó, hablando de la prensa, rodando los ojos- Pero ya sabes que en mí puedes confiar. Te conozco, Rodrigo, y aunque hace años que no te veo, sé que no te casarías con una chica sólo porque "recuerdes que es guapa"- dijo citando sus propias palabras- Así que dime cuál es el verdadero motivo y si tus padres tienen algo que ver con ello- creía que los matrimonios amañados eran cosa del siglo XV, pero por lo visto sus reyes tenían otros planes para su amigo. Rió al pensar que habían ido a por el más débil, en el sentido figurado, de los hijos. Rodrigo era el más complaciente y el más cabal, si hubiesen intentado casar a Sofía con nadie ella habría sido capaz de instaurar la república para evitarlo. Volvió su vista a su amigo. Siempre tan sereno, tan guapo y tan cabal, no era ningún fiestero ni ningún casanova, y podía serlo. Se sonrojó de nuevo un poco al pensar que su amigo era un buen partido. Mordió un poco el cristal del borde de la copa al ir a beber, que era lo que hacía cuando su cabeza bullía y no podía expresarlo, así que acto seguido sonrió ampliamente, por si Rodrigo recordaba aquel gesto de cuando era pequeña y dijo

-Bueno, si te guarda rencor es que es tonta. Es muy afortunada por tenerte, si es que al final os casáis- No conocía a la chica, pero estaba segura de su afirmación. Puso su mano sobre la del príncipe y la acarició con los dedos- Sería un orgullo verte feliz y con una familia. Eres una de las pocas personas vivas por las que aún puedo alegrarme y preocuparme
españa - ducal
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
8

PUNTOS :
320

Volver arriba Ir abajo

Re: Where would you go, when you're lonely? [Rodrigo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.