Últimos temas

Law & Order — Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Law & Order — Priv.

Mensaje por Irina T. Sulzberger el Mar Ago 25, 2015 6:45 pm

Law & Order


La combinación de los colores era atractiva a la vista; la madre de Irina había sabido muy bien como decorar aquella casa. Ahora la rubia se paseaba por el salón, observando como el rojo y el dorado contrastaba casi como si eso pudiese otorgarle a la familia un toque de realeza. Bufo. A su madre siempre le había gustado la ostentosidad y la elegancia de las familias reales, a Irina –por su parte–, eso le daba exactamente igual. No necesitaba ser de la realeza para vivir como una reina pero, aunque el lujo era por mucho bien recibido en la vida de la chica, si tuviese que vivir como alguien de clase media, entonces tampoco la pasaría tan mal. Tenía algunos caprichos que satisfacer, como todos, pero era más bien alguien que no se fijaba demasiado en el elitismo; tal vez por eso odiaba las reuniones a las que tenía que asistir por la posición social a la que respondía. Clase alta. No conocía otra vida, y tampoco creía que iba a poder conocerla pronto, al menos no hasta que cumpliera con el plan que se había trazado cuando regreso a Londres. El primer paso de dicho plan, por supuesto, era terminar la universidad.

Se había matriculado en Cambridge a su regreso a Londres, y ahora cursaba el penúltimo año en leyes. Y aunque estaban en verano y las clases habían dado un receso, Irina tenía que regresar a su piso en el campus para buscar un par de cosas que se le habían quedado desde la semana pasada, cuando regresó a Londres. Cambridge estaba a 80km de casa, y aunque era un viaje de menos de una hora –tal vez hora y medio si se iba lento–, a la rubia le había costado un esfuerzo sobrehumano motivarse a emprender su camino. Si bien no quería conducir, no deseaba tener que cargar con guardaespaldas, así que decidió que debía llevar su auto. Suspiró cuando hubo concretado en su mente que debía irse y, tras darle una rápida mirada al salón del N°7 de Grosvenor Crescent, Irina se dio la vuelta hacia la salida del lugar.

Mientras caminaba hacia su auto, por su mente pasaban cientos de rostros; pensaba en una víctima a la que pudiese arrastrar a su viaje a Cambridge, pues no veía interesante un viaje de una hora hundida en alguna música de Ed Sheeran. Casi por inercia, saco su teléfono móvil y busco el nombre de Clover en su agenda; estuvo a punto de pulsar la tecla de llamada. Hasta que prefirió darle una sorpresa. Así condujo hasta su casa, en el N°10 de Downing Street. Unos veinte minutos más tarde, había aparcado frente a ella y se dispuso entonces a enviarle un texto.

¿Vives en el 10 o en el 11 de Downing Street? Hay un bonito auto rojo esperando afuera de tu puerta. No lo hagas esperar.
PD: Lleva ropa cómoda. Iremos a Cambridge.

Solo esperaba no tener que ser escoltada por sus guardaespaldas para que aparcara en otro sitio.

20 de Agosto de '15 — 28°C — 10:15 am — Rumbo a Cambridge — D. Clover Abbott
robb stark
celebridad
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
26

PUNTOS :
492

Volver arriba Ir abajo

Re: Law & Order — Priv.

Mensaje por D. Clover Abbott el Mar Ago 25, 2015 8:04 pm

Law & Order


Era una soleada mañana de agosto y, a pesar de ello, Clover estaba tirada sobre su cama deshecha. Había bajado a desayunar al comedor con su familia, algo que acostumbraban a hacer pero que, teniendo en cuenta la elegancia de las estancias de la casa en la que vivían, no podía parecerle más impersonal. Por lo menos dejaban que decorase su dormitorio completamente a su gusto, lo que era una alegría. Los tonos blancos y azules le daban paz a aquella rubia inquieta. Se suponía que tendría que estar aprovechando los meses de verano. Eran sus últimas semanas de libertad antes de comenzar la universidad y allí estaba, en pijama y con el cabello recogido en un moño desordenado mientras trazaba en su cuaderno de dibujo, sin prestarle demasiada atención al dibujo resultante.

Resopló y se tumbó, clavando sus orbes claros en el techo. Si por lo menos tuviera algún plan interesante para aquella mañana... Había pensado llamar a alguna amiga, pero sabía que todas estarían durmiendo. Esa era otra, ¿quién se despertaba antes del mediodía en vacaciones? Se tapó la cara con un cojín para ahogar un gruñido de frustración. El sonido de su teléfono móvil llamó su atención y la perspectiva de poder salir de aquella casa casi logró que sonriera. Lo hizo al leer el remitente del texto, pero la sonrisa fue apagándose al ver cuál era la actividad programada. ¿Cambridge? Sabía que su madre estaría encantada, si se lo dijera, pero Clover no estaba particularmente emocionada por la universidad. Incluso pensó en decirle que no iría. No lo hizo, por supuesto. Le apetecía ver a la rubia.

¿Me prometes que no moriré de aburrimiento? Tengo que vestirme. Dame 10 minutos y estoy abajo. Si alguien te dice algo por haber aparcado delante de la puerta, diles que vienes a buscarme.
Se levantó de un salto. ¿Ropa cómoda? Como si hubiera pensado ponerse otra cosa. Encontró unos shorts vaqueros en el suelo, junto a la cama, seguramente los mismos que se había quitado la noche anterior al llegar a casa después de pasar la tarde fuera. Buscó ropa interior limpia en un cajón y encontró una amplia camiseta sin mangas blanca que dejaba ver parte de la piel de su estómago. Se alegró de llevar un sujetador más o menos bonito porque al mirarse en el espejo recordó que con esa prenda enseñaba más de lo que a su madre le gustaría. Encontró sus viejas converse —anteriormente blancas— bajo la cama y se las puso sin ningún tipo de cuidado. No se molestó en maquillarse, se colgó el bolso del hombro y se hizo mejor el moño mientras bajaba las escaleras de dos en dos, rezando por no caerse. —¡He quedado con Irina! ¡Díselo a mamá! —dijo, a voz en grito, al ver a su hermana Elizabeth al final de un pasillo. Salió a la calle como una exhalación y se encontró con el coche rojo de su amiga frente a ella. Abrió la puerta del copiloto y se sentó junto a ella. —Siento haber tardado. —se disculpó tras dejar el bolso en el suelo del vehículo y mientras se abrochaba el cinturón de seguridad.
robb stark

_________________
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
42

PUNTOS :
890

Volver arriba Ir abajo

Re: Law & Order — Priv.

Mensaje por Irina T. Sulzberger el Miér Ago 26, 2015 3:32 am

Law & Order


El móvil de Irina sonó en sus manos; había decidido no guardarlo por si recibía alguna respuesta de Clover, ya sea positiva o negativa. El texto fue leído en cuestiones de segundo, a lo que la rubia no dudó en dibujar una sonrisa divertida en su rostro; no creía que existiese realmente el caso en el que alguien consiguiera aburrirse con ella. Tal vez lo harían si tuviese catorce años y fuese la chica perfecta que antes era pero, en ese punto de la realidad, Irina ahora estaba llena de más defectos que virtudes, o al menos eso era lo que quería hacer creer. Solo el que la conocía realmente sabría la chica que se oculta detrás de su armadura. Pero no todos la conocían bien. Ni siquiera creía que su madre la conociera bien. Así que, tras conseguir darse cuenta de a dónde iban sus pensamientos, la rubia sacudió su cabeza y tiro el móvil en el asiento del copiloto, dejando de prestar atención, y centrándose más bien en la calle en la que estaba aparcada. Recordaba que el único sitio donde había visto tantos Rolls-Royce estacionados en un mismo lugar era en Mónaco, frente al casino Monte Carlo o el Hotel de Paris. Ah, sí, también en Grosvenor Crescent Street, donde ella residía. Fuese como fuese, no parecía acostumbrarse a ver tantos millones transformados en latonería y pintura. Irina tenía un  BMW rojo, o vale, ese era el que solía usar; su cochera la definía como una coleccionista de autos deportivos.

Por unos segundos, mientras esperaba, Irina elevó la vista al cielo. Era verano, pero el sol en Londres jamás quemaba como en otras partes del mundo, especialmente porque en Londres casi siempre estaba nublado. Sin embargo, la rubia se debatió entre cerrar el techo del convertible o no; a la final, decidió que un poco de calor no estaría mal. De igual forma sabía que la brisa le alborotaría pronto el cabello, así que no habría mucho calor del que preocuparse. Y estaba tan distraída pensando en el clima que, no se percató de la presencia de alguien más. Uno de los hombres de seguridad del Primer Ministro tocaba la puerta del auto con sus nudillos, ante lo que Irina frunció el ceño de inmediato, —Será mejor que alejes las manos del auto ¿vale? — Lo observó con cierta impaciencia —Vas a abollar la puerta— advirtió. El hombre le explicó lo mismo que ella ya sabía, pero la rubia lo acalló con un movimiento de su mano derecha —Allí viene lo que me ha traído hasta acá— dijo Irina, dándole un rápido vistazo a Clover dirigirse al auto a espaldas del hombre de seguridad. El pareció caer en cuenta de cuan fuera de lugar estuvo la petición de mover el auto, así que se disculpó con rapidez y se apartó a su antigua posición. — No has tardado tanto — dijo Irina apenas su amiga subió al convertible, —Mejor discúlpate por haberte sentado en mi móvil. Seguro ya lo has aplastado— mostró una sonrisa divertida mientras señalaba el asiento del copiloto, a la espera de que Clover diera con el móvil y lo dejara en un sitio en el que Irina pudiese verlo.

— ¿Lista para enamorarte de Cambridge? — preguntó la rubia, para luego liberar una corta risa. Esa misión era un tanto difícil, pero suponía que no iba a ser imposible. Se percató de que no tenía su cinturón de seguridad, así que imitó a la menor que tenía a su lado y se lo ajustó, para luego acelerar el auto. El convertible casi salió disparado por la calle, cosa que no era demasiado extraña dado que se trataba de un auto de gran velocidad —Espero que no le tengas miedo a algo de velocidad— bromeó Irina, inclinándose un poco para introducir la dirección en el GPS. A pesar de que decía conocerla, prefería estar segura de que iban a llegar. — Ahora dime, pequeña, ¿aun sigues con la idea de estudiar leyes? — quiso saber. Irina estaba al tanto de que a Clover no le apasionaba esa carrera, y que esas no eran sus ideas, pero hacia su mejor intento de hacerle ver que no era tan difícil tomarle cariño a las leyes.
20 de Agosto de '15 — 28°C — 10:15 am — Rumbo a Cambridge — D. Clover Abbott
robb stark
celebridad
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
26

PUNTOS :
492

Volver arriba Ir abajo

Re: Law & Order — Priv.

Mensaje por D. Clover Abbott el Miér Ago 26, 2015 3:23 pm

Law & Order


Cualquier otra muchacha en su situación se habría tomado un mínimo de veinte minutos en arreglarse, pero Clover no se entretuvo demasiado. Es más, le había dicho a Irina que estaría lista en diez minutos y ni siquiera necesitó todo ese tiempo. Seguramente, si su madre la hubiera visto salir así de casa, la habría obligado a subir para cambiarse; sobre todo sabiendo quién sería su acompañante y cuál era el destino de aquel "viaje" improvisado. Los Abbott estaban encantados, en parte, de la relación de la menor de sus hijas con la Irina, imaginando que la joven podría infundir cierto sentido común en ella para que entrara en razón y se mostrara más entusiasmada por comenzar su educación universitaria. La universidad no era el problema, eso estaba claro. El problema era la carrera escogida. A Clover las leyes no podían interesarle menos. Lo suyo era el arte, el dibujo, la pintura... Actividades más creativas. Su madre había puesto el grito en el cielo cuando le dijo que quería estudiar Bellas Artes. ¡Esto es pero que cuando Gwen quiso estudiar diseño! Esas fueron sus palabras textuales. Obviamente, recibió el apoyo de su marido y Clover supo que estaba perdida.

Cuando salió por la puerta sus sospechas se vieron confirmadas. Uno de los hombres de seguridad se había acercado al coche de su amiga para, seguramente, decirle que no podía aparcar allí. Ni siquiera habían pasado diez minutos, por el amor de Dios. La expresión del hombre cambió al ver a la menor de las Abbott y se retiró para volver a su puesto. —¡Oh! —exclamó cuando Irina le dijo que se había sentado sobre su móvil. Como pudo, buscó el teléfono a tientas, evitando volver a salir del coche y tardó un par de segundos con él. —Está en perfecto estado. Eres una exagerada y hablas como si pesara doscientos kilos. —rió, dejando el aparato en un pequeño compartimento a la vista de la rubia.

Rodó los ojos. ¿Enamorarse de Cambridge? Eso sabía que podía hacerlo. Se alegró de haberse recogido el cabello porque de lo contrario habría terminado con éste dentro de sus ojos debido a la velocidad. —Mejor di que mis padres siguen con la idea de que estudie leyes. —le recordó. —Si por mí fuera, estudiaría Arte, ya lo sabes. —suspiró. Había intentado plantarse ante sus padres, pero había terminado por ceder. —Sé que a ti te encanta, aunque no sé si es lo mío.

robb stark

_________________
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
42

PUNTOS :
890

Volver arriba Ir abajo

Re: Law & Order — Priv.

Mensaje por Irina T. Sulzberger el Jue Ago 27, 2015 6:05 pm

Law & Order


— No estoy segura de sí son 50 o tal vez 47 kilogramos— la rubia observó con detenimiento a su amiga, como si evaluar sus caderas en serio le daría un estimado del peso de la muchacha, — Pero estoy segura de que no son 200 — eso era más que evidente. Clover no tardó en colocar el móvil de Ira en un lugar donde esta última pudiese verlo, en el compartimiento frente a la palanca de cambios de su auto. El móvil no había emitido ningún sonido desde que la rubia recibió el texto de su amiga, lo cual resultó extraño para Irina, mas no se preocupó por revisarlo; al menos no cuando tenía una de sus manos en el volante y la otra en la palanca de cambios. La brisa no tardó en alborotar el cabello de las chicas, de hecho lo hizo en el instante en el que la mayor aceleró el deportivo; contrario a Clover, Ira llevaba su cabello suelto, y de seguro enmarañado por acción del viento. Aprovechó la luz roja de un semáforo para inclinarse y tomar sus lentes de sol, pues le resultaba incómodo tener que conducir sin ellos. Sin embargo, en el segundo en el que iba a acomodar su cabello, la luz cambió y tuvo que acelerar. Bufó unos segundos después.

— Vamos nena, estudiar leyes no es tan malo — recordó el tema que estaban tratando cuando partieron de la residencia del Primer Ministro, — Ya sé que todo fuese mejor si la decisión la hubieses tomado tú y no tus padres pero, venga, siempre puedes hacer lo que yo y mandar a tu papá a la mierda — sugirió Irina, con una sonrisa traviesa en sus labios. Lo cierto es que ese no era un consejo tan malo, tomando en cuenta que los padres que pertenecían al círculo político y social al que los padres de las chicas pertenecían, tenían la costumbre de querer llevar las riendas de las vidas de sus hijos como mejor les parecía. Ese no era el caso de Irina, claro está, pero no podía decir lo mismo de Clover. — No le digas a tu padre que te lo aconseje — bromeó la mayor con una suave risa.

— Sé que no es lo que quieres, y eso de seguro lo hará todo más difícil. Pero oye, ¿no has pensado que, en el peor de los casos, puedes obtener el título y entregárselo a tu padre? — La observó de reojo — El podrá colgarlo en la pared de su oficina y luego tu podrías estudiar lo que te viniese en gana. Serias mayor entonces, y menos… manejable por tus padres — no sabía si “manejable” era la mejor palabra pero, si Clover no fuese manejable, entonces los Abbott no hubiesen decidido sobre su futuro como lo hicieron. — Solo es una sugerencia — acotó con un encogimiento de hombros la rubia aunque, lo cierto es que no era el mejor consejo, de tomarlo en cuenta entonces Clover podría perder demasiado tiempo estudiando una carrera que no quería, pero Ira no veía mas salida que esa si lo que su amiga no quería era enfrentarse a sus padres. La mayor de las rubias, por su parte, habría optado por su primer consejo: mandar todo a la mierda. La vida no tiene mayor sentido si somos títeres de alguien que cree saber como manejarnos, habria dicho Irina, pero no lo hizo.

20 de Agosto de '15 — 28°C — 10:15 am — Rumbo a Cambridge — D. Clover Abbott
robb stark
celebridad
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
26

PUNTOS :
492

Volver arriba Ir abajo

Re: Law & Order — Priv.

Mensaje por D. Clover Abbott el Jue Ago 27, 2015 8:15 pm

Law & Order


Rió ante el cálculo aproximado de su peso por parte de Irina mientras se acomodaba en el asiento. No había sido su intención sentarse sobre el teléfono de su amiga, pero, aparentemente, parecía no haber sufrido ningún tipo de daño. La mayor de las dos rubias puso el motor en marcha y el vehículo comenzó a moverse a gran velocidad. Había momentos en los que pensaba que si Irina no fuera estudiante de Derecho, sus padres le prohibirían volver a verla. Sin duda, no era la mejor de las influencias, pero Clover la adoraba. Se había convertido en una tercera hermana para ella, menor que Gwen y más agradable que Lizzy. Sabía que su amiga estaba encantada con la carrera que había escogido; Clove, sin embargo, había permitido que sus padres eligieran por ella. Sabía que la única opción posible era marcharse de casa y no estaba preparada para ello. Su hermana mayor lo había logrado, sí; ella, por su parte, no era tan valiente.

No digo que sea malo... Sólo digo que a mí no me interesa. Me parece aburrido. —sonrió de lado, a modo de disculpa. No quería menospreciar sus elecciones, pero sabía que esa carrera no estaba hecha para ella. La menor era una persona artística y no se veía a sí misma pasando el resto de su vida en un juzgado o encerrada en un despacho oscuro, enterrada entre millones de papeles. No, no era un futuro esperanzador. —En mi familia, si te marchas, significa hacerlo para siempre. Mi hermana Gwen es un claro ejemplo. —suspiró. Si ella fuera capaz de plantarse frente a sus padres, no estaría rumbo a Cambridge junto a Irina.

Era una situación, cuanto menos, irónica, puesto que ella misma le había reprochado a James que se pusiera en manos de su madre, como si fuera un muñeco, cuando se supo que era el heredero legítimo al trono. Allí estaba ella, ahora, incapaz de hacer valer sus decisiones ante sus padres. Esbozó una sonrisa ladeada ante la sugerencia de Irina. —No es un mal plan, pero habría perdido varios años de mi vida de igual manera. —murmuró. Echó la cabeza hacia atrás, apoyándose en el asiento y la ladeó para observar cómo los edificios pasaban ante sus ojos a gran velocidad. —¿Qué tiene de bueno? —preguntó para después volver a mirarla. —¿Por qué lo escogiste tú? —quería saber qué había llevado a su divertida amiga a escoger una carrera que, para Clover, no tenía nada de interesante.

robb stark

_________________
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
42

PUNTOS :
890

Volver arriba Ir abajo

Re: Law & Order — Priv.

Mensaje por Irina T. Sulzberger el Vie Ago 28, 2015 6:30 pm

Law & Order


Irina no era el mejor ejemplo para Clover, ni en cuanto a comportamientos morales, ni en cuanto a los asuntos de su carrera se refiere; si bien era cierto que la mayor de las rubias había conseguido hacer lo que deseaba y elegir la carrera que quería, estaba plenamente consciente de que su padre hubiese querido que ella estudiase leyes, o ciencias políticas, así que aun cuando ella hubiese decidido no seguir los pasos del patriarca Sulzberger en la política, al menos había hecho lo que el quería: estudiar leyes. La realidad es que no había aceptado la carrera motivada porque era un designio de su padre, si no porque le gustaba; después de todo, y si evaluaba la situación objetivamente, la manera en la que su padre veía las cosas no era tan distinta a como los padres de Clover lo hacían. Ambos se sentían con el derecho de manejar la vida de sus hijos, con la diferencia de que Rupert, el padre de Ira, no lo había logrado con ella. Y luego, después de todo, estaba ese comportamiento poco moralista que caracterizaba a la mayor de las rubias; era irónico como alguien que estudiaba para sus exámenes finales un viernes por la mañana en Cambrige, en la noche enseñaba las bragas en algún club nocturno. Pero tanto si los padres de Clover la veían como buen ejemplo, tanto como si no, a Irina la tenia sin cuidado.  

— Nunca dije que la carrera fuese divertida. Es un asunto bastante serio. Quiero decir, imagina que estudias medicina, ¿tiene algo de divertido que una simple equivocación ponga en riesgo la vida de otra persona? — la observó de reojo y suspiró, — No, no es para nada divertido. Leyes es mas o menos igual. El hecho de no ver algo puede hacer que un inocente se pudra en prisión o que un culpable sea liberado— ahondar en el tema le parecía que era un caso perdido. Clover no dejaría de pensar que leyes era aburrido y, tenia razón, con la diferencia de que habían personas a las que esa "carrera aburrida" les gustaba. Y después de todo, ¿que tenia de aburrido? ¿leer? Habían personas a las que le gustaba menos, y otras a las que le gustaba mas; Irina, por su parte, fuera de lo que pudiera pensarse, era una chica bastante culta precisamente por eso: la lectura le fascinaba. — Supongo que a veces hay que tomar ciertas decisiones que tienen grandes consecuencias — comentó cuando escuchó lo de Gwen, segura de que al menos esa chica la pasaba mejor sin el yugo opresor de los Abbott.

Y tal como lo había pensado Irina en un principio, Clover también había visto un fallo en el consejo que la mayor de las rubias había dado. Estudiar una carrera para complacer a otro implicaría sacrificar años de vida, ante lo que Irina solo pudo encogerse de hombros, sin saber como refutar los hechos inminentes. — Mi abuela — explicó la rubia ante la pregunta de Clover. — Viví con mis abuelos desde mis quince años, y mi abuela era abogada. Trabajaba en el senado — era política, por supuesto. — Yo era una niña revoltosa para entonces, lo cual tenia mucho sentido porque mi padre consiguió volverme loca apenas entro a la Cámara de los Comunes. Creo que si la abuela no hubiese hecho que yo enfocara mi energía en trabajar por algo bueno, entonces tal vez hubiese entrado a, que se yo, peleas callejeras — bromeó en eso ultimo, aunque no estaba segura de si en realidad estaba bromeando. — En fin, fuera de eso, todos saben que no me gusta quedarme callada. Mientras pueda tener un sitio donde decir los hechos y desestimar las infamias, entonces estaré en ese sitio — se encogió de hombros.

Los barrios empezaron a pasar como un borrón mientras el deportivo transitaba por sus calles en dirección a Cambridge; Irina estaba consciente de que, a la velocidad a la que iba, entonces le llevaría de 40 a 50 minutos llegar a su destino. — ¿Y que es lo que te gusta a ti? — quiso saber — ¿Que te apasiona? 
20 de Agosto de '15 — 28°C — 10:15 am — Rumbo a Cambridge — D. Clover Abbott
robb stark
celebridad
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
26

PUNTOS :
492

Volver arriba Ir abajo

Re: Law & Order — Priv.

Mensaje por D. Clover Abbott el Vie Ago 28, 2015 7:41 pm


Vale, puede que divertida no sea la palabra adecuada. El problema es que no me parece interesante. No sé, no me veo a mí misma pasando cuarenta años de mi vida entre el juzgado y una oficina gris y oscura. —suspiró. Ése era el principal problema, que no le interesaba. Sí, sabía de la importancia del trabajo de los abogados, como el de los médicos, los bomberos, los profesores, las enfermeras y un largo etcétera. Lo cierto era que la rubia creía que todos los trabajos tenían su importancia, aunque los demás no supieran verlo. Su propia madre creía que el único motivo por el que se negaba tajantemente a estudiar Derecho —aunque hubiera terminado por acceder— era que quería llevarle la contraria tanto a ella como a su padre. Para los Abbott, la pintura era una afición como cualquier otra, pero ninguna hija suya haría de ello el modo de ganarse la vida. —Entiendo la importancia, de verdad, pero eso no hace que me resulte más atrayente. —suspiró. Le gustaba la pasión de Irina al hablar de las leyes, mas no despertaba el mismo interés en ella.

Escuchó su historia atentamente, el motivo que la había llevado a ella a decantarse por el Derecho entre todas las carreras posibles. Sonrió ligeramente cuando mencionó a su abuela y rió cuando habló de peleas callejeras. Seguía sin saber cómo era posible que su madre le dejara salir con Irina. Puede que fuera porque era una de las personas más cercanas a ella que estudiaba la carrera con la que su familia estaba obsesionada, pero ella lo agradecía enormemente. —Tal vez yo también lo hubiera escogido si hubiera tenido ese tipo de estímulos, pero no es así. —sonrió ligeramente. Lo único que deseaba era obtener cierto apoyo de su familia. Ni siquiera quería que estuvieran de acuerdo, sólo que dejaran que siguiera adelante con su vida sin necesidad de desheredarla o hacer como si no hubieran tenido una hija después de Elizabeth.

¿A mí? —preguntó, aunque no esperó su respuesta. —El arte. El dibujo, la pintura. Supongo que sería feliz si pudiera hacerlo durante el resto de mi vida, pero para mi madre no es un modo digno de vivir. —dijo en tono apagado. Puede que lo que le molestara era que su familia no creyese que era lo suficientemente buena como para poder hacer de eso un modo de vida, como para salir adelante de esa manera. —He estado saliendo algunas noches con un grupo de chicos, ¿sabes? Hacen graffitis. No de esos que sólo ponen su nombre con un spray, sino de los que decoran paredes entaras con dibujos increíbles. Es maravilloso y para la mitad del mundo no es más que vandalismo. —le dijo. Sabía que era un delito, era consciente, pero no podía imaginarse que algo tan precioso pudiera llegar a ser ilegal.

robb stark

_________________
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
42

PUNTOS :
890

Volver arriba Ir abajo

Re: Law & Order — Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.