Últimos temas

the only reason, priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

the only reason, priv.

Mensaje por K. William Fulham el Jue Ago 27, 2015 1:04 am

con olympia
lunes por la tarde

En silencio, el chófer de los Grimaldi condujo por las calles de Londres, mientras en el asiento trasero, William y la princesa iban sentados, prestando más atención a las calles que dejaban atrás, que a sí mismos.

Él había pasado los últimos días en Irlanda, con su familia, aprovechando que el Jefe de Seguridad de la Familia Real de Mónaco le debía unas merecidas vacaciones desde hacía tiempo ya. Su madre había empeorado, y habían tenido que internarla en un hospital local, haciendo que sus hermanos tuviesen que dejar sus estudios de lado durante días, para encargarse del cuidado de la casa y de su madre. Él se había molestado mucho con ellos por no haberle avisado, pero tampoco había querido dejar a Olympia sola, así que solo cuando él creyó conveniente, pidió unos días de permiso.

Regresó aquel mismo día, en la mañana.

William se había puesto su uniforme de guardaespaldas en el avión, y en cuanto había bajado había pedido hablar con el encargado del aeropuerto para mostrar sus credenciales de trabajo y que le dejaran pasar más deprisa. Ante todo, él no podía seguir esperando más tiempo lejos de su trabajo (mucho menos ahora que necesitaba más el dinero), y por sobre todas las cosas, de ella.

Así que básicamente se encontró a sí mismo aquel día, sin saber muy bien qué decirle a la Princesa. Pudo notar su rostro, alumbrado por las luces que pronto se estaban encendiendo en las calles, pero no se atrevió a hablar. Impasible, se removió en el asiento de cuero negro, y retiró la mirada.

robb stark
monaco - servicio
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
5

PUNTOS :
475

Volver arriba Ir abajo

Re: the only reason, priv.

Mensaje por Olympia L. Grimaldi el Jue Ago 27, 2015 2:05 pm

william
lunes por la tarde
the only reason



Esos últimos días habían sido, como poco, raros. Lilah parecía haber desaparecido de la faz de la Tierra. Rosetta estaba extrañamente amable –dentro de todo lo amable que podía ser-. La siempre alegre Lorenza tenía un humor de perros, llegando al punto de enzarzarse en una discusión con Olympia a raíz de una galleta. Su madre había cogido un resfriado en pleno verano. Verano, señores. Y su padre no dejaba de repetir que el estrés iba a acabar con él.

Por si aquello no fuese suficiente, William se había cogido unas “pequeñas vacaciones”, como el Jefe de Seguridad las había descrito al preguntarle. En consecuencia a esto, a Olympia le habían asignado un guardaespaldas provisional que, estaba segura, era la mezcla perfecta entre Mudito y Gruñón, los enanitos de Blancanieves.

Era en ocasiones así, en las que la chica echaba de menos los estudios. Al menos en época de universidad podía concentrarse en sus libros y en las buenas notas, y hacer caso omiso a todo lo que ocurría a su alrededor.

Para su suerte, aquel día volvía él. Y aquella era la razón por la cual se encontraba sentada en el coche de camino al aeropuerto. Aunque bien es cierto que cuando el chico subió al auto, ella se queó callada, sin saber que decir.

Estaba nerviosa, y ni ella comprendía el por qué. El tamborileo constante provocado por el choque de sus dedos en su rodilla la delataba. Si bien Olympia era una persona que disfrutaba con el silencia, aquel la estaba matando. Y due eso lo que la impulsó a intentar comenzar un conversación —¿Qué tal tus vacaciones? —aunque fuese la conversación más banal de universo.

robb stark

_________________
monaco - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
6

PUNTOS :
260

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.