Últimos temas

No more invisible walls— Joy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No more invisible walls— Joy

Mensaje por B. Margo Schleswig el Vie Ago 28, 2015 4:48 am

Joy V. Schleswig
Galeria Nacional de Londres
25.08.2015
11.15 am
No more invisible walls


Era extraño aunque no cosa de otro mundo ver a Margo en aquel lugar ¿Qué hacía en la galería nacional? No es que fuera ajena al arte, a lo largo de toda su vida le habían enseñado a apreciarlo de cualquier forma: Música, pinturas y la letras, ella prefería el último punto. Si se encontraba ahí era en la búsqueda de la princesa heredera de su país, su hermana, no mediohermana como solía corregirle su madre, si por sus venas compartían la sangre de un mismo padre para ella eran hermanas. Sabía que Joy trabajaba en el lugar y probablemente lo más correcto habría sido anunciar su visita con anterioridad, pero aún desconocía si se iba a animar a acercársele, a pesar de haber crecido en el mismo hogar siempre habían existidos muros invisibles que separaban a los hijos de Blanche con los mayores Schleswig. La morena aún lejos de Bruselas podía sentir esos muros a su alrededor, la relación entre las hermanas no había sido muy cercana, menos ahora viviendo apartadas. Ahora podía ser un nuevo inicio, estaban en la misma ciudad, lejos de las ordenes de su madre y Margo tenía la capacidad de elegir con quien se relacionaba.

La edificación le recordó un poco al castillo en Bruselas, grandes paredes llenas de cuadros, pero no eran las cosas materiales lo que le recordaban a su hogar, era la sensación de seguir a Joy. Recordaba que de pequeña perseguía a la rubia, se creía una mini espía, en silencio iba detrás de los pasos de su hermana, procurando que la mayor no la sorprendiera y también que su madre no la pillara haciendo aquello. Brianna no, deja tranquila a Joy. Aquella distintiva voz materna se oyó dentro de su cabeza – Margo—le respondió a su conciencia, algo tonto. Fue en ese entonces cuando notó que había estado caminando en punta, quiso reír a carcajadas, pero perturbar aquel fascinante silencio que reinaba el lugar le pareció una muy mala idea.

La encontró unos segundos después, la reconoció incluso cuando le daba la espalda. Joy conversaba con otra persona, la segunda persona asentía y miraba la pared frente a ellos, también anotaba sobre una pequeña libreta, asintió por una última vez antes de retirarse y dejar a la princesa heredera sola. Margo por su parte respiró hondo antes de retomar su paso, se había mantenido estática al verla, pero no podía dar marcha atrás, su yo de pequeña jamás la disculparía teniendo la oportunidad que pocas veces había tenido en el pasado. Sus pasos fueron silencio, deteniéndose a una distancia de tres metros, no iba a invadir el espacio de la otra muchacha – Su alteza—su voz la traicionó y sonó más ronca de lo que era su voz, soltó una risa nerviosa antes de continuar – Joséphine—está vez sonó mejor, ansiosa se aferró al bolso que llevaba colgando en su hombro derecho, ni siquiera sabía que decir después de esas palabras.


robb stark

_________________
belgica - real
avatar
MENSAJES :
21

PUNTOS :
463

Volver arriba Ir abajo

Re: No more invisible walls— Joy

Mensaje por Joy V. Schleswig el Dom Ago 30, 2015 10:01 am

no more invisible walls


Extrañaba su hogar. Extrañaba Bélgica, a su abuelo, su trabajo, extrañaba incluso las tareas que su abuelo le asignaba por su posición de heredera a la corona e imaginaba que ahora era Blanche la que tomaba su lugar en algún evento en Bruselas o en otra parte del país para ganarse el favor y aprobación del Rey de los Belgas. Sabía que su madrastra haría todo lo necesario para convertirse en una de las favoritas del rey, pero también sabía que su abuelo con el temple de acero que lo caracterizaba no daría su brazo a torcer. Extrañaba todo aquello y mucho más de su país natal pero no podía negar el honor y la alegría que le daba estar en Londres, por una parte haciéndose cargo de la nueva exposición que preparaban del artista belga Henri de Braekeleer. A pesar de ser la encargada de la exposición que abriría prontamente, tenía que seguir con sus responsabilidades como princesa heredera en Londres así que tenía que asistir a eventos, reuniones y cosas por el estilo que le cansaban mucho más que cuando estaba en Bruselas.

Aquel día prometía ser tranquilo, tenía que supervisar si los restauradores estaban avanzando con las pinturas asignadas y ella misma tenía que seguir con “ The Card players” que estaba llena de detalles y colores que le parecían fascinantes. La escena de dos niños jugando a las cartas en un cuarto aparentemente elegante le recordaba un poco la infancia que había tenido junto a Philippe, jugando cerca del cuarto de su abuelo a cualquier cosa que se le viniera a la cabeza y como su abuela les enseñaba juegos de mesa para que fueran sus contrincantes, todo con tal de mantenerlos alejados de Blanche porque la reina Ingrid tampoco apreciaba demasiado a la segundo esposa de su hijo mayor, pero si a todos sus nietos por igual. Estaba concentrada en la pintura cuando uno de sus colegas llego a su lado para preguntarle si podía responder algunas preguntas a uno de los encargados de la página web de la galería nacional de Londres porque quería poner algo de información acerca del artista y sus cuadros en el sitio y aparentemente ella era la más indicada para responder todo lo que el sujeto quisiera saber. Se quitó el delantal blanco cubierto de manchas de pintura, arreglo el vestido de segunda mano que tenía y que parecía de diseñador y se dirigió hacia donde la estaban esperando.
El saludo de Su alteza y una incómoda reverencia no se hicieron esperar, como siempre Joséphine corrigió a su compañero de trabajo para que solo la llamara por su nombre y comenzaron las preguntas que no solo iban acerca del autor y la técnica, sino que también sobre ella y su trabajo en Londres. Caminaron por la galería observando la única pintura Henri que estaba en exposición explicándole acerca de la técnica que usaba y el juego de colores.

Mientras seguía con las explicaciones, él asentía y anotaba todo lo necesario y cuando al fin terminaron le dio las gracias con una amplia sonrisa a la que Joy respondió de igual manera. Ahora podría volver a su trabajo de restauración, pero una voz bastante familiar hizo que se volteara y viera frente a ella a su hermana menor — ¿Margo? — Sonó asombrada y lo estaba, lo último que esperaba era ver a su hermana en el lugar donde trabajaba incluso verla de visita en su nueva residencia hubiese sido una sorpresa tomando en cuenta que desde que había llegado ahí apenas la había, ¿Cuánto? ¿Una vez? Quizás dos o tres y era mucho decir. Salió de su asombro y caminó hacia ella haciendo sonar sus tacones sobre la cerámica de la galería, cuando la distancia fue corta la saludó con dos besos en la mejilla como estaba acostumbrada a hacerlo con sus familiares y amigos aunque era un poco extraño hacerlo con su hermana —Por favor, solo Joy— Aclaró con una pequeña sonrisa divertida, Joséphine era en el trabajo y en cosas formales —Que… sorpresa verte aquí— Dijo sincera.

robb stark

_________________

belgica - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
19

PUNTOS :
414

Volver arriba Ir abajo

Re: No more invisible walls— Joy

Mensaje por B. Margo Schleswig el Lun Ago 31, 2015 4:31 pm

Joy V. Schleswig
Galeria Nacional de Londres
25.08.2015
11.15 am
No more invisible walls


Sus indicaciones antes del llegar al lugar habían sido bastante ambiguas, desde un determinado ¡Hoy iremos a la galería nacional! Que había dicho al chofer hasta un dudoso ¿Qué hacemos estacionados frente a la galería? Llegar al lugar había sido toda una odisea para el conductor del auto ya que la princesa parecía demasiado indecisa con su objetivo, deteniéndose numerosas veces porque Margo necesitaba más tiempo para decidirse, lo que hizo que un viaje que normalmente duraba veinte minutos tardara una hora. Cualquier persona ajena a la situación vivida durante años dentro del castillo Belga diría que la actitud de Margo era estúpida e infantil desconociendo que a pesar de ser hermanas parecían desconocidas. Eran hermanas, misma sangre, recordar eso hizo que al final se decidiera a salir del automóvil para adentrarse en el edificio nacional.

Podría haber interrumpido la conversación de su hermana con el extraño para acortar el tiempo de espera, pero no quería parecer una niña caprichosa que no podía esperar paciente su turno. Cuando Joy se volteó y quedó frente a sus ojos sintió su estómago contraerse algo que se desvaneció apenas la llamó por su segundo nombre, aquel nombre que había sido escogido por su padre, no Brianna como le había puesto su madre. Asintió aún nerviosa incapaz de moverse al encuentro de la mayor, menos mal Joy si acortó las distancias. Antes de corresponderle el saludo se quitó ese gran sombrero que llevaba para sostenerlo con sus manos, sabía que debió habérselo quitado apenas había entrado en la galería, la beso en sus dos mejillas y volvió a separarse. Era extraño aquel saludo, a sus otros hermanos acostumbraba a darle un gran abrazo, aunque claro dependiendo de cómo estuvieran sus relaciones, pero con los mayores siempre habían existidos más distancias. Volvió a asentir está vez sonriendo, incluso en su móvil la tenía por Joy, solo había sido formalidad llamarla por su nombre y no su apodo. Y también era una sorpresa para la morena, esa mañana al levantarse no había tenido pensado visitarla, no hasta que ordenando sus objetos había encontrado una foto de Albert y sus tres hijas, dejando de lado a sus hijos varones — Sé que debí llamarte antes, te quito tiempo de trabajo—señaló el cuadro frente a ellas — Lo siento por eso—se disculpó agachando la mirada por unos segundos antes de elevarla

Ahora era lo difícil, plantear un tema de conversación con alguien que apenas conocía, no podía llegar y preguntarle por su vida, por lo que había hecho el día anterior o sobre los rumores de un posible compromiso que circulaban en los medios. Margo lo quería saber todo, como si tragarse toda esa información de su hermana sirvieran para reemplazar todos los años que la menor había sido alejada de la heredera Belga. sonrisa — Quería verte— confesó en una tímida sonrisa, Margo jamás era tímida — Este lugar es tan silencioso y enorme— mencionó mientras comenzaba a pasearse de un lado a otro sin alejarse mucho de la rubia — A Zef le encantaría esto, el silencio de este lugar — sus ojos recorrían todo el lugar antes de posar su mirada de nuevo en el rostro de su hermana — Te vez bien ¿Cómo estás? — la curiosidad la mataba por hacerle miles de preguntas pero se iba a conformar con aquella por el momento, era simple y nada invasiva.

robb stark

_________________
belgica - real
avatar
MENSAJES :
21

PUNTOS :
463

Volver arriba Ir abajo

Re: No more invisible walls— Joy

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.