Últimos temas

Ambitious bitch — Priv

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ambitious bitch — Priv

Mensaje por B. Margo Schleswig el Sáb Ago 29, 2015 6:24 am

F. Chiara Caligari
Pizzeria
23.08.2015
1.18 pm
Ambitious bitch



Ha de ser muy triste estar comiendo sola. No pudo evitar prestar atención a aquel comentario, lo había pronunciado una pareja de adultos dos mesas más alejada de la suya, apenas lo escuchó sonrío para sí misma. Para Margo no era nada triste, más bien era satisfacción, pocas veces se podía permitir comer sola en un restaurante ya que siempre tenía alguna cita programada por su madre junto a personas que a ella poco le importaban. Además si había asistido a ese restaurante era precisamente para eso, no encontrarse con ningún rostro conocido, dudaba que alguien de su clase social o de su círculo cercano fuera allí; era una simple pizzería ubicada en un barrio poco concurrido. Y no estaba tan sola, su guardaespaldas estaba sentado en la mesa contigua a la suya y el chofer estaba estacionado a dos calles del local, sí la princesa jamás estaba sola.

Su elección había sido la pizza cuatro quesos, además de añadirles algunos ingredientes a su elección, había pedido tamaño familiar, no se la iba a comer toda simplemente lo hizo para gastar un poco más. Con su laptod encendida y un tercio de la pizza en su estómago se encontraba redactando un trabajo para la universidad, aún contaba con días para hacerlo pero prefería adelantar las tareas. Se encontraba concentrada en su trabajo cuando una voz infantil la interrumpió— ¿Eres Brianna de Bélgica?— preguntó la niña con unos ojos muy abiertos impaciente por obtener respuesta por parte de la princesa. La morena algo perturbada por la situación se tomó unos segundos para mirar a su alrededor, su guardaespaldas ya se había puesto de pie e iba a acercárseles cuando Margo levantó la mano para detenerlo. Era una niña, ese rostro ingenuo no podría hacerle daño – Lo soy— no esperaba encontrarse a alguien que la conociera, no era una princesa muy conocida – Eres mucho más bonita en persona ¿Podría sacarme una foto contigo? – ¿Cómo iba a negarse a esos ojos almendrados? Margo asintió permitiendo que la niña se acercara a ella, la pequeña colocó la cámara frontal y sacó muchas fotos de ellas dos, la princesa sonreía y hacía morisquetas divertidas. Después de esa pequeña sección fotográfica la niña se despidió y volvió a su mesa, donde sus padres se reían y a la distancia le agradecieron.  

Antes de que la niña se marchara le había pedido que si iba a subir alguna de las fotos le hiciera un favor y lo hiciera después de que Margo se retirara del lugar, no quería algún fotógrafo de prensa esperándola a su salida.  Eran esas pequeñas cosas las que le gustaban de su posición, sacar una sonrisa a una niña o asistir a algún evento benéfico. Después de esa interrupción volvió a retomar su objetivo; terminar el trabajo para quedar con la tarde libre, además de continuar con la exterminación de la pizza.

robb stark

_________________
belgica - real
avatar
MENSAJES :
21

PUNTOS :
463

Volver arriba Ir abajo

Re: Ambitious bitch — Priv

Mensaje por F. Chiara Caligari el Sáb Ago 29, 2015 3:59 pm

B. MARGO SCHLESWIG
Pizzeria
23.08.2015
1.18 pm
Ambitious bitch


Los dedos de la rubia se apretaron mas en torno al sobre que llevaba en su mano derecha. Le gustaban los bolsos pequeños, por no decir que los sobres eran sus favoritos. La correa del bonito ejemplar LV que engalanaba el atuendo de la rubia, se aferraba a la muñeca de la mujer mientras ella hacia su camino por las abarrotadas calles de Londres. Era uno de esos días en los que caminar no estaba de mas, especialmente porque su padrino había necesitado el chofer esa tarde. Habian quedado a comer en el Dorchester; el Alain Ducasse era el restaurante favorito de Chiara por mucho, y vaya que costaba obtener una reservación en el lugar. Sin embargo, y cuando lo único que la rubia había pedido era un vaso de agua, su padrino recibió una llamada que le indico que debía atender asuntos de negocios. Le había propuesto a la mujer que se quedara a almorzar en el Dorchester, pero para Chiara no podría haber algo mas patético que ocupar una mesa para dos con la certeza de que nadie ocupara el puesto frente a ella.

Su padrino se marchó después de eso. El mercedes que habían compartido desde Hyde Park antes había estado aparcado en la calle frente al hotel, pero minutos después ya no lo estaba. En momentos así, Chiara solía acumular un poco de odio hacia su padrino, pero aquel era un hombre que le había dado todo. Solo será esta vez, se repitió entonces, para calmar su furia. Y se mantuvo repitiéndose lo mismo mientras caminaba por las calles de la capital inglesa. Sus tacones resonaban en el pavimento, mientras la rubia se observaba de reojo en los ventanales de las vitrinas de algunas tiendas. Vestia jeans, blusa blanca, botas azules y sombrero. Acomodó este ultimo cuando una suave brisa alborotó su cabello suelto.

Dobló en la esquina, cerca de Hyde Park, y le pareció que había caminado una eternidad. Su estomago gruño, reclamando su almuerzo, y la rubia suspiró rebuscando con rapidez el móvil en su sobre; le sorprendió ver que ya era pasada la 1:00 pm y le dio la razón a su estomago. A su alrededor no quedaba mas que una pizzería y unas cuantas cafeterías, y en ese momento se maldijo por ser tan absurda como para olvidar pedir algo para llevar en el Dorchester. Resignada a tener que hacer unos minutos adicionales de pilates, Chiara entró a la pizzería empujando la puerta con algo mas de fuerza de la necesaria. Se dio cuenta de ello cuando algunas miradas cayeron sobre su persona, aunque pudo haber sido por la belleza de la mujer. Fuese como fuese, la rubia se permitió pasar al lugar y le dio un rápido vistazo.  

Su móvil casi picó en su mano cuando los ojos de ella se encontraron con una figura conocida. Brianna de Belgica. La sonrisa de Chiara se extendió por su rostro, y levantó con sutileza el móvil para activar la cámara, apagó con rapidez el flash y, acto seguido, sacó una foto. Si enviaba eso a algún conocido en la prensa, caerían como moscas sobre Margo, y eso hizo que la sonrisa de la rubia se extendiera aun mas. Ella no quería enviar la foto para fastidiarle la vida a la princesa, no, tenia otra herramienta para fastidiarle. Y con ese pensamiento, se acercó a la mesa de la chica — Su alteza — le saludó con una reverencia educada; de reojo notó como la seguridad de la chica se movía a su alrededor y alzó una ceja en dirección a ella — Creo que sera mejor que le diga a sus hombres que tomen asiento. a usted le conviene escuchar lo que tengo para decirle — y sin mas, Chiara tomó el puesto frente a la chica. Abrió la galería de su móvil, lo suficientemente rápido como para dar con la fotografía que había tomado de Margo en su viaje a Londres — ¿Reconoce el cigarrillo? — le preguntó con sorna mostrandole la foto. Con rapidez salió de la galería y guardó el móvil. — Aunque creo, su alteza, que eso no era ningun cigarrillo. No lo se, tal vez la prensa nos ayude a dilucidarlo — sugirió con una sonrisa burlona.

robb stark
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
19

PUNTOS :
756

Volver arriba Ir abajo

Re: Ambitious bitch — Priv

Mensaje por B. Margo Schleswig el Dom Ago 30, 2015 4:17 am

F. Chiara Caligari
Pizzeria
23.08.2015
1.18 pm
Ambitious bitch



El primer propósito estaba a punto de ser cumplido ya que apenas quedaba un cuarto de la pizza y aún no sentía su estómago lleno, el apetito de Margo parecía no tener un fin, genética o metabolismo era un beneficio. Pero no todo era obra de su cuerpo, también de su esfuerzo, cada vez que disponía de tiempo mañanero salía a correr, se les había unido a la rutina de su personal de seguridad, o a veces seguía alguna rutina de ejercicio en su hogar antes de dormir. Como su madre se lo había dicho sólo hasta los veinticinco se puede llevar una gran vida sin medirse, porque después del cuarto de siglo el cuerpo funcionaba de una forma diferente y como toda mujer la morena era pretenciosa, prefería prevenir hasta que lamentar.

El segundo propósito fue un fracaso, no porque ella desistiera de terminar su trabajo universitario si no por la inesperada y no apetecida llegada de una molestosa rubia. Dejó de teclear cuando oyó una voz femenina saludándola cerrando sus ojos por un momento para tranquilizarse y también para preparar una amplia sonrisa a cualquier chica que se atreviera a interrumpir, perder los estribos no estaba permitido en público. Cuando elevó su mirada aquella sonrisa fabricada desapareció, la maldita azafata, susurró su subconsciente. Sin decir una palabra volvió a repetir aquel gesto con su mano para detener a los hombres, tal como lo había hecho cuando la niña se le había acercado, aunque esta vez sin ganas. En un rápido movimiento cerró su laptod, por mera precaución, no confiaba en esa chica y tenía razones para ello. Se había mantenido en silencio durante todo momento, cuando la había saludado y cuando le había sugerido no alterar a sus guardaespaldas pero volver a ver aquel incidente en el avión comenzaba a alterarla, inspiró y espiró lentamente para controlarse – ¿Qué quieres? – su tono era seco y determinado, si insistía en mostrarle aquellas imágenes era por algo, un propósito.

¿Acaso la muchacha no tenía un poco de empatía? Entendía que en cualquier otro momento aquel incidente hubiera sido un error garrafal, y no es que no fuera un error la imagen que la rubia poseía en su móvil, pero Margo había estado de duelo, ni siquiera se le había permitido llorar cuando perdió a su padre, al menos no para los medios. El rey y su madre habían sido estrictos con la orden de no dejar escapar sus emociones hacía el público, solo una fachada. Fue en ese avión, en ese viaje cuando recién había podido darse un respiro, cuando había meditado todo lo sucedido y había explotado. Débil, había sido sumamente débil junto a una desconocida y esta se había aprovechado. Enfocó su mirada en la rubia, ni siquiera podía recordar bien su nombre – Lo que quieras pídelo rápido ¿No creerás que esto durará para siempre? Encontraré la manera de deshacerse de esa maldita mugre en mis uñas, y sí, con mugre me refiero a ti – fue en ese entonces donde sonrió ampliamente.

robb stark

_________________
belgica - real
avatar
MENSAJES :
21

PUNTOS :
463

Volver arriba Ir abajo

Re: Ambitious bitch — Priv

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.