Últimos temas

Royal business | Vincent

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Royal business | Vincent

Mensaje por Elsa F. Kristensen el Vie Ago 28, 2015 10:56 pm

Vincent H.
ROYAL BUSINESS



Ni siquiera estaba segura de que se celebraba en aquella ocasión. No sabía porque los ingleses tenían esa manía de celebrarlo absolutamente todo, así que ya había dejado de prestar atención a los eventos que la hacían atender. Sólo sabía que era una suerte que tuviera otros dos hermanos, de modo que ella no debía ser siempre la cara social y mediática de la família.

Aquella noche estaban en una de las residencias del centro de la ciudad de la família real británica, y estaba casi segura que se celebraba el aniversario de... ¿el inicio de la monarquía? No, eso tenía demasiado sentido, porque había un rey en Inglaterra desde antes de lo que nadie pudiera recordar. Así que oficialmente no tenía idea de que hacían ahí, sólo esperaba que ningún periodista atinara a preguntarle. Y si no, haría lo de siempre, sonreír, inclinar la cabeza, parecer encantadora y decir que era un honor haber sido invitada. Sólo se había quedado con la información importante de ese correo electrónico que le había enviado su padre (porque a eso se había visto reducida su comunicación), que era de gala y que por tanto sería una ocasión magnífica para estrenar sus nuevos Jimmy Choos.

Había un tipo en la entrada que anunciaba los invitados uno por uno, y ella fue debidamente presentada como " Su Alteza la princesa Elsa III de Dinamarca", y tuvo que arrugar la nariz para aguantarse la carcajada que amenazaba con salir, no por su título noble, evidentemente, sino porque por alguna razón, lo de Elsa III siempre le había parecido ridículo. ¿A quien le importaban las Elsas que hubiera habido antes que ella?

Recibió una copa de lo que parecía ser Martini de uno de los camareros, y se puso a buscar alguna cara conocida. En eso estaba precisamente cuando, sin saber exactamente porque, se giró hacia la puerta de entrada, al momento en el que anunciaban a "Lord Vincent Köhen Howard, Conde de Arundel y futuro duque de Norfolk", y en ese preciso instante, la copa que sostenía entre sus dedos, se fue directamente al suelo, rompiéndose a sus pies. Y ni siquiera se molestó de ver como el bajo de su vestido había sido salpicado de alcohol, porque estaba demasiado ocupada estando segura que no veía visiones. Porque Lord Vincent Köhen Howard, Conde de Arundel y futuro duque de Norfolk había sido su esposo por aproximadamente doce horas, antes de que todo se fuera al traste, sólo que por ese entonces sólo había sido Vincent, trabajador social. Alguien ajeno a la realeza de quien se había enamorado casi al instante, y de quien estaba convencida que se había aprovechado de su dinero y de su posición social para sacar algo de beneficio, y cuando vio que la cosa se desmadraba después de su arrebato de locura en Las Vegas, delante de un tipo vestido de Elvis Presley, se había esfumado del mundo. ¿¡Y ahora resultaba que era conde y futuro duque?

Y no pudo evitarlo, y le importaba más bien poco que el lugar estuviera lleno de noblezas y famílias reales europeas, porque caminó decidida hacía ahí donde se encontraba él y sin mediar ni una palabra, le soltó una bofetada sonora en su mejilla derecha. Y cuando lo hubo hecho fue consciente de que acababa de cometer un grave error, no sólo porque había quedado en evidencia delante de todo el mundo, sino que acababa de dejar claro que no había superado algo que realmente ella creía enterrado en lo más profundo de su olvido.

Bienvenido a la fiesta, conde - fue todo lo que dijo, poniendo especial énfasis en la última palabra. E incapaz de quedarse ahí, bajo la mirada crítica de todos, dio media vuelta y salió por uno de los grande ventanales de la habitación hacía uno de los balcones. Al menos la oscuridad le daría cierto anonimato que era lo más parecido a desaparecer, que era lo que realmente le apetecía en esos momentos.

robb stark

_________________
dinamarca - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
18

PUNTOS :
400

Volver arriba Ir abajo

Re: Royal business | Vincent

Mensaje por Vincent K. Howard el Dom Ago 30, 2015 5:14 pm

Elsa
ROYAL BUSINESS



-¿De verdad piensas llevar esa jodida barba de guarro?- Le decía su hermano de otra madre mientras el ojiazul terminaba de colocarse la corbata como mejor podía, aunque en realidad a Vincent siempre se le había dado bien eso de hacer nudos, vamos, que el chico tenía maña. -Si, y si te pones tonto pienso irme sin peinar, para que luego la prensa nos critique y nos saque las tripas por los ojos. ¿Te parece?- Colocó una sonrisa profident y empujó a su mejor amigo hacia la salida de la enorme mansión en dirección al taxi que estaba esperándoles más de una hora en la puerta, algo que el taxista agradecería con creces, pues como bien se sabe esta gente cobra por tiempo.

Vincent ya tenía en su bolsillo derecho preparado el cheque para hacer la donación en la gala. En realidad era uno de esos eventos sociales plagado de nobles y realeza en los que con la excusa de integrar a las nuevas generaciones, se sacaban un buen pellizco dinerario dedicado a ciertas 'obras benéficas' que entre tú y yo sabemos que de benéficas tienen solo el nombre.

-Le he dicho a mi chófer que deje aparcado el Mustang en la parte de detrás del edificio de la gala, porque en cuestión de 30 minutos salgo de allí por patas y me pierdo en la noche londinense sin avisarte, te aviso para que no llores cuando no me encuentres.- El moreno encendió la música de su iPhone 6 a todo trapo haciendo sobresaltarse incluso al pobre conductor que ahora tenía que lidiar con la nueva de Michael Jackson y el bailoteo de Vincent dentro de su coche.

No pasaron más de 20 minutos cuando ya dentro de la elegante gala lo anunciaron, forzó una sonrisa falsa y saludó a todo aquel que se acercaba a saludarle con amabilidad. Por lo que pudo contar fueron más féminas que hombres como sucedía normalmente, incluso entre saludo y saludo se entremezclaba alguna proposición con pintas de indecente que iba ignorando con sutileza.  

Fue tras aquello cuando la vio. Iba enfundada en un precioso vestido azul color mar profundo y con ese pelo castaño claro casi rubio meneándose con gracia cayendo sobre sus hombros. El guantazo sonó en todo el lugar e incluso le pareció que hizo eco al fondo donde se situaban aquellas majestuosas escaleras. Tras su cortante y furioso saludo, la vio salir hacia la terraza, tan solo tardó 3 segundos en dedicar una despedida con los ojos a sus acompañantes e ir tras su preciosa ex-mujer, a la cual hacía mucho tiempo que no veía.

-Hemos vuelto a dar la nota.- Susurró casi sobre su cuello pues él ya se hallaba pegado a la esbelta figura de la princesa y apretó los puños ante el deseo de rodearla por la cintura, girarla y darle el beso de las buenas noches. -Antes de volver a marcarme la cara, te diré que esto habría sido mucho más fácil si me hubiesen dejado ponerme en contacto contigo, princesa. Pero tienes una familia muy... difícil. Claro está que no pensaba decir nada acerca de mis títulos nobiliarios, si alguien tenía que saberlo primero, esa eras tú. Sí, fui un capullo, pero no soy actor.- Con aquello quería decirle que cualquier sentimiento que profesó hacia ella, era completamente real, los sentimientos no se maquillan ni se visten, se sienten, y Vincent por aquella princesa era capaz de cometer cualquier locura una, mil veces y las que fuesen necesarias.

Colocó con sutileza sus manos sobre la cintura de Elsa y la giró despacio hasta tenerla frente a frente. Volvió a perderse con gusto en la profundidad de sus ojos vivos. Eran como un libro abierto que quien supiera leerlos, podría conocerla sin la necesidad de cruzar una sola palabra. -Adelante, desahógate porque ya he cerrado el balcón y de momento, no nos ve nadie. Me dejo hacer lo que quieras, me lo merezco.- Su diestra se elevó hacia el rostro delicado de la princesa y con dos de las yemas de sus dedos acarició despacio uno de sus pómulos rosados.

Aquella princesa era su rompecabezas particular, pues no había existido mujer capaz de hacerle enloquecer de semejante manera y ahora que la tenía allí, si ella le pedía de nuevo irse a Las Vegas en ese mismo momento y volver a casarse, lo haría sin pensárselo.

robb stark

_________________
ru - ducal
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :
Pedes in terra ad sidera visus

MENSAJES :
16

PUNTOS :
325

Volver arriba Ir abajo

Re: Royal business | Vincent

Mensaje por Elsa F. Kristensen el Dom Ago 30, 2015 11:44 pm

Vincent H.
ROYAL BUSINESS



Vincent la siguió. Por supuesto que la siguió. Era curioso como siendo princesa, y alguien cuyos deseos debían ser cumplidos, siempre acababa en situaciones completamente contrarias a lo que ella quería. Y estaba tan furiosa que le costaba pensar con claridad, y su cercanía sólo la confundía más. Así que le dio un codazo para que se apartara de su espacio personal en cuanto notó su aliento acariciándole la nuca.

- ¿Y mi família también tiene la culpa de tus mentiras? No seas cínico. - no se giró, por supuesto. Sabía que cuando se enfrentara a sus ojos claros estaría perdida, y no podría reprocharle la mitad de las cosas que debía - ¿Y cuando planeabas contarme que eras conde? ¿En el momento en el que el menor de nuestros nietos cumpliera la mayoría de edad? Si hubieras tenido la más mínima intención de contarlo habrías encontrado un momento para comentarlo. "Si, casémonos en Las Vegas. Por cierto, soy conde y voy a ser duque." Algo así.

No solía enfadarse muy a menudo. Lo consideraba una tontería y una pérdida de tiempo. Se podía dejar igual de claro la inconformidad con una situación en concreto sin alterarse, pero en aquella ocasión no podía mantenerse calmada, ni siquiera respirando hondo o dejando vagar la mirada por las estrellas justo por encima de su cabeza.
Y solo por dejarle claro que no tenía la más mínima intención de tranquilizarse, le dirigió una mirada con el ceño fruncido en cuanto él la obligó a darse la vuelta para que quedaran cara a cara. Y tenía razón, en esa posición le costaba aún más seguir pensando en toda esa lista de motivos por los que debería haberle dicho que no quería volver a verle. Y para dejárselo claro apartó la cara, para que su mano ya no siguiera acariciando su mejilla.

- ¿Como se supone que debo creerte absolutamente nada de lo que digas? Pudimos hacer las cosas bien. Pude presentarte a mis padres. Pero supongo que no te importa, porque te lo estabas pasando de lo grande engañando a la princesa, ¿no? ¿Te dijeron que era estúpida y tenías que comprobarlo por ti mismo? ¿Que era fácil de engañar? ¿Que me enamoraba perdidamente de cualquiera que me prestara atención? ¿Que te contaron de mi que hizo que te decidieras a romperme el corazón?

No sabía que tipo de rumores corrían acerca de ella entre los círculos de nobles europeos, pero estaba segura que los había. Las habladurías de la realeza circulaban por todas partes, y por el simple hecho de que no había tenido la paciencia de terminar una carrera universitaria como su hermano, quizás creían que su intelecto no daba para demasiado.
Sin poder aguantarlo por más tiempo se apartó de él unos pasos, porque no había pasado el tiempo suficiente de la época en que se había creído capaz incluso de alejarse de su família y de su título de princesa sólo por estar con él, y las piernas todavía le temblaban recordando todos aquellos momentos en los que se había sentido más ella misma que nunca. Había podido ser normal, y dejar de ser su majestad, princesa, y todos esos títulos que precedían su nombre.

- Deberías volver dentro. Seguro te echan de menos. - dijo simplemente, volviendo a darle la espalda. No le daría más bofetadas, a pesar de que él se había ofrecido a que lo hiciera.

robb stark

_________________
dinamarca - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
18

PUNTOS :
400

Volver arriba Ir abajo

Re: Royal business | Vincent

Mensaje por Vincent K. Howard el Lun Ago 31, 2015 1:37 am

Elsa
ROYAL BUSINESS



Vincent estuvo a punto de tirarse al suelo y simular una especie de tiroteo masivo sobre su cuerpo como recurso metáfora ante el aluvión de reproches que Elsa tenía para dar, vender y regalar. No sería él quien contradijese lo que la princesa estaba recriminando, pues la chica tenía más razón que un santo y menos pelos en la lengua que incluso él mismo. Asumió y aceptó cada dardo envenenado con dosis de rencor con gesto de asentir ante cada frase que salía por su boca.

Jamás estuvo en sus planes mentirle, o más bien como diría él 'omitir información'. No era el tipo de hombre que necesitaba maquillar su vida o tapar parte de esta como si se tratase de un delincuente, lo que había vivido con Elsa le había parecido tan mágico que Vincent tuvo miedo, por primera vez sintió esa sensación de temor a perder aquello que se quiere y como primerizo que fue en ese tipo de situaciones, la cagó, metió la pata hasta la cintura y luego se fue de bruces al suelo para rematar la faena.

-Como dijo Jack el destripador: vamos por partes.- Intentó insertar calma a la situación a sabiendas de que resultaría un fracaso. Elsa estaba nerviosa, él se ponía nervioso si ella lo estaba y al final aquello resultaría una situación tan imprevisible como compleja. Vincent por primera vez en toda la velada adoptó una pose seria y un gesto tosco. Cogió a Elsa de una mano y tiro de ella hasta llevarla a la esquina de aquel balcón asegurándose que estaban lejos y escondidos de cualquier tipo de mirada furtiva que quisiera fisgonear.  Entonces dejó que la espalda de Elsa quedase apoyada sobre la pared mientras él se situaba frente a ella invadiendo su espacio vital, respirando el mismo aire y casi sintiendo el aliento de ella sobre el de él.

-No vuelva a insinuar que mis intenciones no fueron sinceras. ¿Me escucha señorita Kristensen?- Ahí estaba él haciendo uso de las formas de 'usted' y solo lo hacía cuando se mosqueaba de forma importante. -No quise ser Conde ni Duque frente a ti porque tú no querías ser princesa.- Murmuró con voz ronca dejándose inundar por el deseo que sentía por aquella mujer. -Y cuando digo que no querías ser princesa lo hago de la forma en que tanto tú como yo éramos libres en esencia sin necesidad de hacer uso de ningún título nobiliario ni guardar ningún tipo de forma o protocolo. Yo era yo en mi esencia y tú eras tú, lo que jamás se puede ser viviendo en esta mierda de sociedad. ¿Entiendes?- La mano de Vincent viajó hacia la nuca de la muchacha y enredó sus dedos por el cabello suave de ella, sirviéndole para que no pudiese ni girar la cara, ni alejarse.

-Claro que pensaba decirte aquello que tenía miedo a decir por si se te ocurría salir corriendo como una loca. Por primera vez en mi puta vida me aterraba la idea de no volver a verte por si yo dejaba de ser la vía de escape que te hacía ilusionarte. De la forma en la que te he querido a ti, no he querido a nadie. No había nacido la mujer por la que fuera capaz de cometer ni tan solo la menor de las locuras, hasta que te conocí en aquella maldita noria.- Vincent podría tener cada noche en su cama a una mujer diferente, a la que pidiera, como si se tratase de una carta de menús en el que eliges el que más te apetece y lo acompañas con guarnición. Y pese a aquello, solo la que tenía frente a él en ese preciso instante conseguía llenarle por completo.

Si cerraba los ojos todavía podía recordar en primera plana la forma en la que cada noche se deshacían entre besos, y no eran besos normales, eran de esos que activan el organismo y te hacen perder la cabeza. Cada noche diferente, unas veces en hoteles, otras en playas privadas, otras en azoteas de edificios en silencio, sobre una mesa, suelo, el más mullido de los colchones, no importaba, al final el resto del mundo dejaba de tener sentido cuando se fundían en uno solo.

-No eres consciente de la capacidad que tienes para hacerme perder el control. No te haces una pequeña idea.- Las palabras se ahogaban en su garganta y la mano que sujetaba la nuca de Elsa la atraía hacia él hasta rozar con suavidad el labio inferior de la muchacha aún manteniéndose firme frente al tacto, pero no por gusto, sino contar hasta diez para poder controlar su fuerza y no empotrar a Elsa contra la pared a la hora de besarla. Vincent, control, relaxing cup of Martini. -Y todavía no he terminado señorita. Pero la invito a acompañarme al Mustang que tengo fuera del edificio y salir de aquí cuanto antes.-

robb stark

_________________
ru - ducal
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :
Pedes in terra ad sidera visus

MENSAJES :
16

PUNTOS :
325

Volver arriba Ir abajo

Re: Royal business | Vincent

Mensaje por Elsa F. Kristensen el Lun Ago 31, 2015 11:25 pm

Vincent H.
ROYAL BUSINESS



Ojalá le hubiera podido decir que se equivocaba. Que todo habría sido exactamente igual de haber sabido que era noble, que su relación habría sido exactamente igual... ¿Pero a quien pretendía engañar? La aburría el mundo que conocía, las fiestas, el protocolo, la sencillez que residía en que sólo había que pedir por algo para que sucediera. Todo lo contrario sucedía en el mundo real, el que creía haber vivido con él. El que nunca supieran donde terminarían, el poder entrar a locales en los que nunca hubiera pensado poner los pies, el ser anónima y libre para hacer lo que se le viniera en gana. Claro que al principio todo había sido eso, el atractivo de lo prohibido... Pero no había tardado en darse cuenta de que la libertad no era el motivo por el cual seguía viéndose a diario con él, sino más bien... él mismo. Por eso lo que más la molestaba de que todo hubiera sido un engaño era que él fuera diferente a quien ella había querido.

- Pero no puedo dejar de ser princesa aunque quiera. Eventualmente hay que enfrentar la realidad. No soy una niña que deba vivir siempre en un sueño que me guste. - aunque debía admitir que muchas veces se comportaba como una niña consentida. Le era imposible no hacerlo, porque había sido criada como tal, siempre cumpliendo hasta el más mínimo de sus deseos.

Y quería seguir enfadada, por supuesto que si. Pero no podía negar que lo que decía tenía algo de lógica. Sólo que no se habría alejado al saber que él era conde, por supuesto que no. Y quizás todo hubiera sido un poquito más sencillo (y probablemente un poquito menos mágico). Así que no podía seguir con los reproches, al menos no con la misma intensidad. Y si ya no le quedaba el enfado, todo lo que quedaba era una mezcla extraña de sentimientos, que no podía llegar a descrifrar.

- Me cuesta pensar si sigues haciendo esto... - dijo apenas en un susurro, notando su mano en la nuca, acariciándole el pelo, y era la primera frase que pronunciaba que no era un reproche, aunque seguía maldiciéndose a si misma por no aguantar el tipo por más rato. Su fuerza de voluntad era de chiste.

¿Pero como se suponía que debía seguir enfadada oyendo cosas como aquellas? Más teniéndolo tan cerca, y teniendo todos y cada uno de los momentos que habían pasado juntos tan recientes en su cabeza. Y cuando él la acercó un poco más a él y creyó que iba a besarla, aún a pesar que la parte racional de su cabeza le decía que lo abofeteara de nuevo, o que alzara una de sus rodillas para golpearle la entrepierna, se quedó justo donde estaba, con los labios entreabiertos, y… se quedó con las ganas, porque el beso no llegó.

- ¿Y tu te das cuenta que ni siquiera tengo voluntad cuando se trata de ti? Deberia seguir furiosa y no pensando lo guapo que te ves en ese traje… – ya estaba, con eso se marchaba su último ápice de dignidad, pero como había dicho, le costaba pensar con claridad teniéndole tan cerca - Deberíamos… No sé que deberíamos hacer. El escándalo que organizamos fue demasiado grande… Mi padre todavía se sube por las paredes, y sabe quién eres… No sé si podemos… – “estar juntos”, había estado a punto de agregar, pero sentía que todavía era muy pronto para eso. Ni siquiera habían abordado todas las consecuencias de lo que habían hecho, o el porqué de tanta precipitación, porque apenas habían tenido un después. Él había desaparecido tan solo pasadas unas horas, y ella había quedado a la deriva en el mundo. Y cuando él le propuso de marcharse de ahí dudó, porque lo más inteligente hubiera sido decirle que no, que ella se quedaba y que ya se verían. Que necesitaba espacio para digerir todo lo que había sucedido… - ¿A dónde vamos? No sé si me apetece volver ahí dentro, para aguantar las miradas de juicio de todos por pegarte… – pero eso fue lo que salió de sus labios. Al parecer había una parte de ella que tomaba las decisiones de forma independiente a su consciencia racional.

robb stark

_________________
dinamarca - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
18

PUNTOS :
400

Volver arriba Ir abajo

Re: Royal business | Vincent

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.