Últimos temas

God Save the Prince ▬ Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

God Save the Prince ▬ Priv.

Mensaje por Eleanor M. Howard el Jue Ago 27, 2015 10:46 pm

God Save the Prince



Se tomaba muy en serio su trabajo, Eleanor se había encontrado a lo largo de su vida infinita cantidad de personas que se serían de ella cuando les decía que era fotógrafa y que trabajaba para una revista. O gente que la miraba como si estuviera loca, sin decir nada. La mayoría pensaba lo mismo, para qué hay que trabajar cuando tu padre es el Duque de Norfolk y puedes llevar una vida despreocupada hasta que te mueras. Sin embargo, lo cierto era que Eleanor amaba la fotografía ecuestre, desde niña cuando descubrió que era diestra en la cámara estaba la primera en la fila para tomar fotos de los caballos en competiciones. Cuando no era ella misma una competidora, por supuesto.

Precisamente por el amor a su trabajo resultaba difícil sacarla de balance cuando estaba inmersa en las oficinas de la editorial. Sin embargo siempre había excepciones a las reglas y esa tarde lo era. Resultaba muy difícil mantenerse estoica cuando había gente corriendo de aquí para allá, todo el mundo –sin exepción– murmurando sobre lo que estaba sucediendo en el tercer piso. Esta vez Eleanor estaba de acuerdo en la revolución que se había formado en las oficinas de la revista. No todos los días tenías al Príncipe de Gales rondando por ahí, tan cerca de ti.

Eleanor no podía decir que le conocía, pero el joven príncipe tampoco le resultaba una persona enteramente desconocida. A cualquier persona que se moviese en el medio ecuestre le conocía, aunque las veces que Eleanor le había visto de pasada en alguna competencia, él todavía no era el Príncipe de Gales. Mientras recorría el pasillo hacia el elevador sintió un escalofrío recorrer su espalda, todavía recordaba aquella tan terrible noticia que había sacudido a todo Reino Unido. Recordaba a su padre vestido de negro impecable para asistir a los funerales en nombre del Ducado de Norfolk.

Se movió con gracia por el pasillo, conocía al dedillo dónde se dirigía y podía escuchar el rumor de los flashes y las cámaras. Cuando se asomó estaban todavía con las fotos, habían contratado a un renombrado fotógrafo para que hiciera la sesión en el estudio interior que tenían en el tercer piso. Eleanor se quedó en una esquina sin molestar por un instante, sabía cómo moverse en el estudio y en qué zona ponerse para no mortificar a nadie. Observó al príncipe posar y viéndolo así de cerca recordó lo joven que era. Parecía tener encanto natural para posar ante la cámara, en cierta forma le recordó a su hermano, quizás por el sentimiento de familiaridad.

El fotógrafo desvió la mirada hasta ella cuando hubo terminado, como si estuviera esperando que dijese algo. Le conocía, solía trabajar con ellos cuando tenían sesiones en el estudio. Eleanor le hizo una seña para decirle que todo estaba bien y sólo entonces se aproximó hasta el joven, todavía no apagaban la luz artificial pero ella se movió con soltura entre los cables sin tropezarse.

Espero que todo haya marchado sobre ruedas…— susurró, cuando quedó frente a él, regalándole su mejor sonrisa— mis jefes piden que le agradezca un montón, sé bien cómo debe estar la agenda— la dueña de la revista no había usado exactamente esas palabras, pero ella estaba fuera del país y Eleanor estaba representándola, así que daba igual.

robb stark

_________________
ru - ducal
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
24

PUNTOS :
365

Volver arriba Ir abajo

Re: God Save the Prince ▬ Priv.

Mensaje por James W. Kensington el Vie Ago 28, 2015 6:08 am

God Save the Prince



De todas las apariciones públicas, eventos sociales, y entrevistas con la prensa a las que tiene que acudir, aquella le hacía especial ilusión. De hecho, ha sido él mismo quién ha atosigado a su secretario hasta que ha hecho un hueco en su agenda para esa cuestión. En realidad, es consumidor habitual de la publicación, y tener que responder preguntas sobre hípica es algo que, incluso, agradece. Por fin un tema que, verdaderamente, le apasiona. Lejos de cuestiones de Estado, política u opiniones prefabricadas y estudiadas sobre relaciones internacionales o economía, allí ha podido explayarse tanto como ha querido, pudiendo hablar por sí mismo sin tener que pasar antes por un escrupuloso examen de la mano de la Casa Real. Incluso ha hablado sobre Libra, su caballo favorito, el que suele montar en competiciones y desfiles.

Personalmente, está un poco decepcionado por haber realizado la sesión de fotos en el interior y no en un hipódromo, o en las cuadras reales, sobre su propio caballo. Pero no v a quejarse, tampoco puede hacerlo. Sólo sonríe ante la cámara, adoptando obedientemente las posturas que el fotógrafo le sugiere entre títulos y fórmulas de cortesía. "Si le parece bien, Su Alteza Real, podría mirar de perfil a la cámara por favor, claro que sólo si no le incomoda demasiado, Señor." Lo encuentra muy divertido, aunque no dice nada al respecto. Simplemente, se coloca como le dicen -últimamente está siendo todo lo obediente que no ha sido los 19 años atrás-, y mira a la cámara. Está seguro de su físico, sabe que es fotogénico, pero aún así sus asesores revisarán las imágenes antes de que sean publicadas. Y el resto del artículo.

El último foco se apaga, y él se acerca al fotógrafo para estrecharle la mano con una sonrisa. —Un gran trabajo, le aseguro que el placer ha sido mío.— Aún sonríe cuando él se aleja, y se deshace del casco que le han puesto para las últimas fotografías. Alza la cabeza para recibir a la señorita que se le acerca, y la recibe con una sonrisa. Evidentemente, sabe quién es. —Nada de eso, soy yo quién debe agradecer. La profesionalidad, el trato... Le aseguro que estoy encantado.— Alza la mano, con intención de presentarse formalmente. —Seguro que ya lo sabe, pero— Se encoje de hombros, y espera a que ella responda al gesto antes de volver a hablar. —James... de Gales.— Hace una mueca, aún no está acostumbrado a tener que presentarse así, pero lo dicta el protocolo. —Y, por cierto, puede tutearme.— No se acostumbra a que personas que lo superan en edad le hablen de usted, aunque su madre pone énfasis en recordarle que debe hacerlo. Acostumbrarse. A eso, y a tantas cosas más. —Estoy encantado de conocerla, señorita Howard. Soy un gran admirador.— Es cierto, y así lo dice su sonrisa sincera.


robb stark

_________________
ru - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
30

PUNTOS :
398

Volver arriba Ir abajo

Re: God Save the Prince ▬ Priv.

Mensaje por Eleanor M. Howard el Dom Ago 30, 2015 4:43 am

God Save the Prince



Lo primero que pensó Eleanor cuando finalmente estuvo frente a él, era lo joven que lucía, estando tan cerca era capaz de poner las cosas en perspectiva y que la situación resultara un poco menos intimidante. El joven tenía esa expresión risueña y de ser capaz de comerse el mundo si se lo proponían que a ella le recordaba en cierto modo la actitud de su mellizo Vincent.

Dejó escapar una sonrisa cuando le escuchó a él pedirle que por favor la tuteara. Lo sopesó por un momento y decidió que no tenía nada de malo, porque estaban solos y ciertamente no se trataba de un ambiente formal. Eleanor no estaba tan expuesta a las estrictas reglas del protocolo de la corona, excepto cuando iba a eventos a acompañar a su padre. Así que era relajante saber que tenía permiso para tutear al príncipe heredero, además que resultaba un poco extraño cuando era evidente que le sacaba nos cuantos años.

Eleanor Howard, es un placer…— se presentó tendiéndole una mano y haciendo una leve inclinación. Él sonrió de vuelta y aceptar el tuteo luego de aquello fue tan sólo un detalle— Está bien, sólo porque lo estás pidiendo con tan buenos modales— comentó con una sonrisa.

Cualquier comentario que ella hubiera querido hacer, quedó ahogado por lo que él acababa de decirle. ¡Admirador! Ciertamente no era la primera vez que alguien halagaba sus habilidades como jinete pero no todos los días ese alguien era el Príncipe de Gales. Eleanor intentó pensar rápido, tan sólo para no quedar como una completa tonta y lo primero que se escapó de sus labios fue una visita nerviosa.

¡Oh! Me gustaría decir que tengo todo el crédito, pero acepto la admiración también de parte de Leda, es la mejor compañera que pueda desear…— confesó en un arranque de sinceridad y también de orgullo. Había visto nacer a su yegua y la había entrenado ella misma, al principio fue caótico por su falta de experiencia pero no lo cambiaría por nada.


robb stark

_________________
ru - ducal
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
24

PUNTOS :
365

Volver arriba Ir abajo

Re: God Save the Prince ▬ Priv.

Mensaje por James W. Kensington el Dom Ago 30, 2015 9:01 am

God Save the Prince




Escucha el apellido y, aunque sabe de antes de cuál se trata, no puede evitar que una cantidad desorbitada de información se agolpe en su cabeza. Eleanor y Vincent Howard, hijos de Harold Howard, duque de Norfolk. Suspira. Ha tenido que memorizar genealogías enteras en el último año, y aún puede recordar el frunce de ceño de su institutriz cuando mezclaba familias a propósito. —¿Cómo se encuentra el duque?— Pregunta por pura cortesía, sí, (No conoce a ese señor personalmente, más allá de haberle estrechado la mano en alguna ocasión) aunque, el estado de la gente en general es algo que le interesa. En cuanto formula pregunta se arrepiente de haberlo hecho. Sabe que ella preguntará también por su padre, todo el mundo lo hace (porque es lo educado, lo correcto, preocuparse por su rey), y cualquier contestación posible ata un nudo en la garganta del joven. Aquella es la parte más dura de su vida, a decir verdad, en la que más falso y déspota se siente. La actitud de la corona al respecto le parece eso, despótica, y un tanto hipócrita. Controlar la información, adornar los pronósticos médicos con esperanza e ilusión antes de filtrarlos... mentir, mentir impúdicamente a la gente que, a veces, se muestra verdaderamente interesada. Aunque, claro, su opinión no importa.Todavía.

Prefiere mantener un ambiente cordial y relajado. Ha disfrutado mucho de la sesión, y no quiere estropear el día. Con un gesto indica hacia su derecha, y después comienza a caminar hacia ese lado. Se dirige a una mesa amplia que hay a un costado de la sala, repleta de tentempiés que llevan gritándole desde que entró en la sala. Alarga la mano, ciertamente cohibido, y toma una botella de agua. Evidentemente, no se nota. Se muestra seguro y suelto, como si hubiese pisado esa habitación cientos de veces. Así es como debe mostrarse, seguro. Así es como se muestra un rey. La voz de su madre se le mete en la cabeza, mucho más a menudo de lo que a él le gustaría.

Leda.— Asiente, reconoce el nombre. —Es un ejemplar increíble.— Recuerda perfectamente al caballo. El pelaje resplandeciente, la crin perfectamente peinada, las musculosas patas. —¿Es cierto que usted la entrenó? Creo haberlo leído en alguna parte...— ...aunque no recordaba cuál. —Hace tiempo que no compite. No pretendo ser indiscreto, pero ¿Está pensando en retirarse?— Curiosidad en sus ojos, mientras da vueltas al tapón de la botella. Sería una desgracia para el mundo de la equitación. Y él querría poder prepararse antes para la noticia. —Espero que no. Sería una desgracia. Sufriría tanto como lo haría mi hermana si One Direction anunciase su separación.— Con una carcajada, se lleva el agua a la boca y bebe. Re reojo, examina unos panecillos de crema que huelen a nubes, a cielo... Qué hambre, joder.

robb stark

_________________
ru - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
30

PUNTOS :
398

Volver arriba Ir abajo

Re: God Save the Prince ▬ Priv.

Mensaje por Eleanor M. Howard el Miér Sep 02, 2015 9:04 pm

God Save the Prince



Se sorprendió un poco cuando le escuchó preguntar por su padre, aunque luego se dijo a sí misma que era una pregunta neutra. Una muestra de educación y ella sonrió al pensar en su padre. El terco de su padre, el Duque de Norfolk. Estaba en la lista de personas favoritas de Eleanor, a pesar que muchas veces vivieran discutiendo, la dinámica era parecida con su hermano. Ella bromeaba diciendo que era la única cuerda en esa familia, pero cuando su padre hablaba de alguna de sus ocurrencias se daba cuenta que no estaba tan lejos de la realidad.

Mi padre está bien, muchas gracias. Dando quebraderos de cabeza en la Cámara de los Lores, nada del otro mundo— comentó sin perder la sonrisa, aunque después pensó que era su turno para preguntar por la familia del joven. Que en cualquier otro momento o situación habría sido algo puntual y sin importancia pero estaban hablando ahora de la Familia Real. Eleanor no tenía que preguntar para hacerse una idea de que no estaban pasando un momento especialmente placentero. Miró al joven a los ojos, una parte de ella consciente que estaba hablando con el Príncipe de Gales pero al mismo tiempo sabía que era también un chico despertando a la adultez quizás demasiado rápido— espero que todo marche bien en su familia…— susurró, no era una pregunta directamente así que él podía decidir no contestar y tomarlo como un comentario.

Esperaba no estar metiendo la pata de manera irremediable, estaba fiándose de sus instintos y habilidades sociales para no cagarla en grande. Podía imaginarse la expresión de su padre si conseguía incordiar a la corona. Y al príncipe heredero, ni más ni menos, Eleanor. ¿En qué pensabas hija mía?

Por suerte el tono de la conversación cambió por completo cuando le escuchó referirse a Leda. Eleanor seguro no podía disimular su alegría al hablar de su yegua, era uno de sus mayores orgullos.

Yo la entrené. Al principio fue difícil porque yo no tenía mucha experiencia, pero en algún momento tenía que empezar. Así que hablé con mi entrenador y me echó una mano, está mal que lo diga pero el resultado fue maravilloso— le confirmó, sin poder contener su emoción en la voz. Negó con avidez cuando él sugirió la posibilidad de retirarse, lo cierto era que a ella ni se le pasaba por la cabeza— ¿Retirarme? ¡Jamás! Quiero decir, cabalgar es algo que quiero hacer hasta que el cuerpo me lo permita. Lo que pasa es que estoy entrenando al potro de Leda, aún es joven y le falta práctica, pero es un magnífico ejemplar— Eleanor había visto nacer a Apolo y fue literalmente amor a primera vista.


robb stark

_________________
ru - ducal
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
24

PUNTOS :
365

Volver arriba Ir abajo

Re: God Save the Prince ▬ Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.