Últimos temas

perdida , — priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

perdida , — priv.

Mensaje por Altaire V. Williams el Miér Ago 26, 2015 3:23 am

por suerte para ti, tienes alguien dentro



Altaire no puede parar de maldecir por lo bajo a Danielle. Ella sabe perfecto que el Palacio de Buckingham es el último lugar donde le gustaría estar, por un millón de razones que podría decir en este mismo instante, pero sabe que no acabaría nunca. Aun así, ahí están las dos, vestidas con unos estúpidos lentes de sol que ocultan todo su rostro, y unos sombreros color caqui.

Cuando nota lo estúpidas que se ven, se lo quita y se queja en voz alta— ¡Esto es estúpido, Danielle! ¿Sabes las posibilidades que hay de conseguir al Príncipe aquí? —sus brazos se cruzan por encima de su pecho, en un gesto enfurruñado— Seguro que está en otra torre esperando que nosotros, los estúpidos turistas, desaparezcan de su casa.

Todo el que conozca a Danielle, sabe que ella tiene un flechazo masivo con el Principito. En realidad, con cual celebridad del momento. Hacer esto, definitivamente, no estaba entre sus planes, pero le jode sobremanera.

¿Quieres decirlo más alto? Me parece que los de seguridad no te oyeron —la reprende su amiga, silenciando los posibles insultos que está a punto de lanzar la rubia—. Además, obviamente no vamos a encontrarlo aquí. El caso es colarnos sin que nadie lo note —explica, sus ojos abiertos de par en par como si lo que estuviese diciendo fuese a salir bien.

¿Si? —Altaire se exaspera— ¿Y cómo vamos a hacer eso, genio? —alza su poblada ceja y gruñe después— ¿Sabes qué? Hazlo tú sola. Yo me voy de aquí —dice unos segundos después, porque lo que menos quiere hacer es ver a nadie de la Familia Real. Pero la mala suerte la acompaña, como si una de esas aves voladoras la hubiese meado encima cuando estaba pequeña. Casi literalmente. Porque se encuentra cinco segundos después, perdida por el Palacio.

robb stark
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
17

PUNTOS :
695

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por James W. Kensington el Miér Ago 26, 2015 5:00 am



Se supone que no debe estar allí. Cuando el Palacio está abierto al público, la familia real al completo se encuentra fuera del mismo, generalmente en su residencia de vacaciones. Pero Jem odia el tiempo en Escocia, y el castillo de Balmoral siempre le ha dado malas vibraciones. Prefiere quedarse en Kensington, o en cualquier otra parte con la excusa de estudiar más tranquilamente. En realidad, aunque no debe estar allí, está. En secreto, claro, porque no le ha dicho a nadie que iba a colarse en su propia residencia. Aunque le ha parecido asombrosa la cantidad de seguridad que custodia Buckingham, no le ha costado demasiado conseguir la promesa del servicio de que no iban a delatarlo.

Por eso, ahora mismo pasea por los corredores desiertos, observando las obras de arte que han estado ahí durante toda su vida. Hay partes del castillo que nunca pisa, y poder hacerlo en silencio es gratificante. Aquella es su casa, pero la siente tan ajena a sí mismo... Sabe que los grupos turísticos están allí dentro. Por la hora, calcula que la primera visita estará en el Salón del Trono, y la segunda entrando en el palacio. Él se mantiene lejos, aunque alguna vez ha pensado en disfrazarse y colarse entre los japoneses con cámaras y las jubiladas americanas. Sería interesante oír a un guía contando cosas que él no sabe sobre el lugar donde vive.

Gira una esquina, a paso lento, mientras observa una gran pintura de Rubens que adorna casi una pared al completo. Está tan absorto en los colores, que a penas se da cuenta de que no está solo cuando oye el rumor de unos pasos. No pueden ser las visitas, porque esa parte del castillo no está abierta al público aún. Para su sorpresa, es una única figura la que avanza entre el eco de las paredes. El príncipe se deshace de uno de los auriculares, que queda colgando de su cuello con el murmullo de una melodía pegajosa. —Se supone que no se puede estar aquí.— No es una reprimenda, ni siquiera lo dice en tono recriminativo. A fin de cuentas, él tampoco debería estarlo.

robb stark

_________________
ru - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
30

PUNTOS :
398

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por Altaire V. Williams el Miér Ago 26, 2015 7:06 pm

Gira su rostro como una versión más rebelde y rubia que la niña de "El exorcista" —aunque, para qué mentir, se parecen sobre todo cuando Altaire está de malas pulgas, como ahora mismo, cabe mencionar— y se encuentra a sí misma, aun más molesta ¿dónde están los guardas de seguridad cuando se les necesita?

Ella ha estado pocas veces allí. Quizá dos veces, cuando mucho, de pequeña cuando su padre tenía ganas de pasar su día libre haciéndole una visita guiada a su lugar de trabajo; pero nunca habiendo crecido. Por lo tanto, realmente ella no sabe dónde se encuentra. Los pasillos son iguales todos, y hay un montón de habitaciones cerradas para el público, y el único lugar libre, es un salón con un cuadro rematadamente enorme y horrendo de un niño con pantalones rojos hasta la cintura.

Demonios. Realmente necesita una bebida, o quizá alguna pastilla.

Ahí también está un muchacho con audífinos incorporados, y sonríe para sí misma, porque seguro que él sabe donde queda la salida. Irónicamente, a medida que se acerca, más se le parece al patético Príncipe. Se ríe de sí misma, y abre su boca para hablar, caminando con pasos rápidos hacia él, hasta que él se gira como invocado, y la mira. Mierda santísima. Es él.

Esto es más de lo que ella puede soportar. Se queda muda durante unos segundos, y después rueda sus ojos, su voz saliendo dura con veneno— Eso debería incluirte a ti ¿no? —luego, nota su irrespeto— Quiero decir, Alteza Real —agrega, sin remordimiento, y frunce el ceño. Ella no va a darle explicaciones a nadie, mucho menos a él.

robb stark
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
17

PUNTOS :
695

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por James W. Kensington el Vie Ago 28, 2015 5:22 am


No tarda en darse cuenta de quién es. No sólo su rostro se le hace familiar, está seguro de que nunca olvidaría ese tono rebelde. No sólo porque la memoria de James siempre haya sido uno de sus puntos fuertes, también porque ha conocido a pocas personas en su vida que se hayan atrevido a hablarle de ese modo. Por mucho que después se corrija, sabe que la rubia lo mandaría al mismísimo infierno si pudiera. De hecho, James se siente sorprendido de que no lo haya hecho ya. Sonríe, mientras sus dedos veloces se introducen en su bolsillo y pausan la música que aún oía por uno de los oídos. Se deshace del otro auricular mientras ella se acerca, y no puede evitar dejar escapar una sonrisa cuando la ve, con esas pintas. —Quizá la diferencia sea que yo vivo aquí.— Se encoje de hombros, lentamente. Claro que no ha pasado por alto la corrección en el tratamiento. Si fuera cualquier otra joven, probablemente la habría corregido, le habría pedido que lo llamase simplemente James o, incluso, Jem. Pero a ella no. Principalmente, porque sabe que le es molesto tener que usar esos títulos que parece detestar, y eso le resulta divertido al heredero. Molestarla es un gran pasatiempo, fijarse en como arruga las cejas con desagrado. Sobre todo, porque ambos saben que no tiene más remedio que llamarlo así. —Alteza es suficiente. No necesitamos más pomposidades, soy un hombre humilde.— Se traga la carcajada, pero esboza una muy visible sonrisa de superioridad. También por molestar.

Vuelve a girarse hacia el cuadro, retirándole a ella su atención. Las pinceladas son demasiado gruesas, y los tonos se ven muy oscuros con la falta de luminosidad del pasillo. Sólo algunas cortinas están descorridas, pero no son las suficientes como para poder considerar la estancia luminosa. —Ahora cuéntame qué haces aquí.— La mira de reojo. —Y por qué diablos vas disfrazada.— El gorro, las gafas. Parece haberse desligado de una de las excursiones que discurren en ese momento por otro lugar del castillo. —Si vienes a robar, te advierto que no creo que ninguno de estos cuadros quepa bajo ese gorro que, por el amor de Dios,— Alarga una mano, quitándoselo de la cabeza y acercándolo a sus propios ojos. —a saber de dónde has sacado.— Es feo. Muy feo. —¿Era de un japonés?— Alza una ceja. —Dime que no lo has matado para conseguirlo.—.



robb stark

_________________
ru - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
30

PUNTOS :
398

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por Altaire V. Williams el Vie Ago 28, 2015 6:05 am

Está tan enojada en ese mismo instante que sus ojos brillan de emoción palpitante y su piel se crispa, casi a punto de espetarle algún insulto duro y mal sonante que la envíe directo a la horca. Porque, si de algo está segura, es que él haría cualquier cosa por hacerla quedar en ridículo delante de todo el mundo y ¿qué más ridículo que traer al siglo XXI algo tan medieval? Lo ve todo rojo, lo que la obliga a apartar su mirada y cerrar los ojos fuertemente porque está segura que, de lo contrario, ella no podrá contenerse de enzarzarse en una pelea con el Príncipe de Galés y Heredero al Trono de Reino Unido. PatrañasQué amable —dice con sarcasmo al escucharlo, apretando sus puños dentro de su chaqueta caqui prestada por Danielle. Y, al pensar en ella, la furia regresa. Ella seguro que estaría encantada mirando y halagando al Príncipe y seguro que él estaría muy contento. Lástima que no es Danielle.

Cuando él se gira, ella se permite mirarle un poco. Altaire no sabe por qué él es tan importante para todos de pronto. Si no fuese por su título, uno que ni siquiera se ha ganado excepto por tener la misma sangre que el Rey Fredick, ¿tuviese todos los ojos del mundo puesto sobre él? La idea de él viviendo igual que ella, le repugna al mismo tiempo que le divierte. A ella le encantaría verlo pasando trabajo y hambre a ver si sería igual de idiota; si seguiría teniendo esas ínfulas de príncipe que le ha demostrado desde el principio.

Me parece que no es tu problema —dice ruda, su voz fuertemente envenenada y molesta de que él le pida explicaciones. Y sí, también por el hecho de que él, entre todas las personas, deba verle vestida tan ridículamente— . Y, si quisiera robar, te informo que hay cosas más valiosas aquí que un cuadro —sonríe fingidamente— ¿no te has leído el folleto? Como Príncipe, deberías saber nimied... —pero se calla de pronto cuando él le quita su gorro, ese terrible sombrero que tanto odia, y lo inspecciona como con asco. Ugh. ¿Asesinar a un Príncipe, cuántos años llevará de cárcel?— No, no he matado a nadie, pero tengo muchas ganas de hacerlo ahora —le aparta el sombrero de sus manos, con un manotazo y se lo coloca de nuevo sobre sus cabellos rubios enmarañados— . Déjame decirte, Alteza Real, que eres un imbécil —agrega fúrica, realmente enojada por todo lo que conlleva estar a su alrededor. Pero aun más enojada por haber perdido los estribos al quitarle el sombrero, golpeando su brazo en el proceso.

Cuando se da cuenta de la agresión física —ella no suele exagerar, y honestamente no le llamaría agresión, pero está segura que él lo verá como tal— sus ojos se llenan de lágrimas por lo que él le hizo hacer, y aprovecha tener el cabello desordenado para acomodárselo y tapar sus ojos mientras empuja sus lágrimas dentro nuevamente. Ante todo, no quiere que él note que le afecta.

robb stark
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
17

PUNTOS :
695

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por James W. Kensington el Vie Ago 28, 2015 6:33 am

Por momentos, se alegra más de haber elegido ese día para visitar el palacio. Altaire le parece una muchacha interesante, y su actitud lo divierte de una forma muy sana. No pretende burlarse, ni reírse a su costa. Nada más lejos. Únicamente le gusta molestarla, pues esa actitud que toma de gato panza arriba le resulta, sorprendentemente, encantadora. Inclusive se da cuenta de que está empezando a pensar como una persona de tercera edad, pero no puede evitarlo. Está seguro de que no sería capaz de usar de ese lenguaje suyo soez y malsonante de una forma tan profesional, así que tiene que usar las armas que tiene, que no son pocas, y que su educación le ha dado. Está segurísimo de que para ella, que la consideren encantadora es más insultante que cualquier otra palabrota.

Creo que no prestabas atención cuando te he dicho que esta es mi casa.— No se altera. Se mantiene impasivo, incluso altivo aunque su sonrisa demuestre más diversión que egocentrismo. —En realidad creo que careces totalmente de capacidad de atención.— La sopesa con la mirada, como si fuese un niño y él eligiese cómo explicarle un asunto importante. —Te haré un resumen.— Resuelve, tratándola como si fuera tonta de forma deliberada. Aunque sabía bien que no lo era. —Mi casa, mi problema.— Sonríe, complacido consigo mismo por haber sido capaz de sintetizarlo lo máximo posible. —No creo que reconozcas las cosas valiosas ni aunque te las marcasen con un luminoso.— Entrecierra los ojos, y señala al cuadro que tienen delante. —Esto es un Rubens. Para que lo entiendas, un pintor muy famoso e importante.— Sabe que está sonando resabido y petulante, pero es exactamente eso lo que busca; alimentar la imagen que ella tiene sobre él. ¿No piensa que es un niñato mimado que se da aires de grandeza? Pues eso es justo lo que tendrá por su parte. Imita entonces su tono de voz. —Como delincuente, deberías saber...— Deja la frase en el aire, justo como ella.

Deja escapar una carcajada y se cruza de brazos, mientras la mira colocarse de nuevo el espantoso sombrero. —Eso se llamaría regicidio.— Apunta. —Quizá deberíamos tener una charla serie sobre tu instinto homicida. ¿Tantas semanas de recoger basura no han servido para nada?— Chasquea la lengua, como si de verdad le pareciese una pena. Empieza a sopesar la posibilidad de formalizar, cuando sea rey, el sacar de quicio a Altaire como deporte nacional. El siguiente comentario sí que le hace gracia, pero se muerte la lengua para no romper a reír allí mismo. —No, no.— Inclina la cabeza. —Querrás decir: "Déjeme decirle, Su Alteza Real, que es usted un imbécil, Excelentísimo señor.— Corrige, alzando una ceja. —No me lo dicen nunca, pero estoy seguro de que muchos lo piensan.— Le brillan los ojos, divertido. Definitivamente, haber ido allí hoy es un acierto.

robb stark

_________________
ru - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
30

PUNTOS :
398

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por Altaire V. Williams el Vie Ago 28, 2015 7:21 am

Ella realmente lo está intentando. Su respiración comienza a ser pesada, mientras sus pensamientos sobre cómo sería la mejor manera de callar todo lo que él está diciendo como si fuese demasiado interesante, la asaltan hasta el punto de no dejarla pensar en nada más.

"Relájate, Altaire. Él solo te quiere ver furiosa" piensa mentalmente, "Quizá sea su nuevo hobbie favorito. Le estás dejando la vía libre, la facilidad para que te vea perder los estribos" se dice a sí misma, y luego, después de acoplarse con sus pensamientos, sonríe tan fingidamente que los labios le duelen— Déjame hacerte un resumen también: mi vida, mi problema. No tuyo —dice sonando con una mezcla de amabilidad y sarcasmo que rechinan incluso en sus oídos—. Sé que probablemente tú estés acostumbrado a que te den explicaciones de todo lo que hacen o dejen de hacer pero, adivina qué —abre sus ojos un poco más y le mira, aplaudiendo una sola vez delante de su nariz—: yo no soy una de esas —ríe sin ánimo alguno y se termina de quitar el absurdo sombrero porque ya no hay nada que se pueda hacer con eso en su cabeza.

Presta poca atención a lo que él le dice, y debe darle la razón en esa parte. Nada de lo que el Príncipe James —con un montón de títulos tontos— le diga, parece importarle. Excepto lo de Rubens.

Vaya, siempre creí que era el nombre del tipo ahí pintado —dice en voz alta sin contenerse, pero lo hace sin pensar, además. Demonios, acaba de quedar como la persona más ignorante en la faz de la tierra, delante de Don Perfecto. Quiere gemir de desesperación pero se contiene—. Me da igual cómo se llame. Y no tengo nada qué hablar contigo —se cruza de brazos sobre su pecho y frunce el ceño duramente haciendo que su nariz se frunza también de una manera graciosa para todos, excepto para ella—. Quizá deberías recoger basura tú también. A ver si eso te sirve para ser menos petulante y egocéntrico —de verdad que ella está controlándose de no decirle alguna grosería que él no se merezca.

Ella se ríe luego, y niega con su cabeza, pero no está divertida ni un poco, para aclarar. Solo lo hace porque realmente reír es lo único que la mantendrá permanentemente lejos de irse a las manos con un Príncipe, sobre todo con el heredero al trono del sitio donde vive.

¿Sabes qué? Ni siquiera sé por qué estoy perdiendo mi tiempo contigo —añade, segundos más tarde, luego de ver su estúpido rostro de nuevo—. Dime dónde está la salida y me iré por donde vine —su explicación es concisa, pero recuerda que debería buscar a Danielle antes de irse, y su explicación hacia la salida no serviría de mucho—. Y no pretendo llamarte de esa manera ni ahora, ni en un millón de años. Aún no te ganas el respeto de la gente de nivel inferior —su afirmación solo hace que se sienta irrespetuosa, pero eso no hará que se retracte de lo que dice. Ante todo, ella no se muerde la lengua para decir la verdad, y eso no cambiará así esté frente a ella el propio Papa Francisco.

robb stark
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
17

PUNTOS :
695

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por James W. Kensington el Vie Ago 28, 2015 7:44 am

Puede oler la furia. Ella parece verdaderamente enfadada, y él está encantado. Aparta la mirada de ella y da un paso hacia adelante, alargando una mano hacia el cuadro. Con un dedo, elimina una inexistente mota de polvo del marco. Quiere hacerle ver que cualquier nimiedad, como ella dice, le resulta más interesante que su dicurso.— ¿Quieres que esto empiece a ser un problema verdadero? — Su voz suena poco interesada, como si realmente estuviese muy interesado en la aparente suciedad. —Podemos llamar a la guardia. ¿Le darás explicaciones a ellos? — La mira, entonces, alzando una ceja, atraído por el sonido de su palmada más que nada.

Desde luego, la educación en Gran Bretaña es más precaria de lo que parece. —Se lleva una mano a la cabeza, y se la rasca pensativo. —Debemos solucionar este problema, para evitar que haya más como tú por ahí sueltas. ¿Te imaginas? Sería la selva. — Asiente, con gravedad. Verdaderamente no lo piensa, pero está seguro de que eso también conseguirá molestarla, así que lo exagera cuanto puede. —Ah, ya lo hago. — Asiente, en cuanto a lo de la basura. Pasa por alto los bonitos adjetivos que ella ha utilizado. —La diferencia es que yo lo hago por gusto, se llama civismo, y no para que me sirva como ensayo de mi futuro como presidiario. Ojalá pudieras decir lo mismo.— Suspira, tras su alusión a que ella acabará entre rejas, y se gira hacia el cuadro para que no lo vea sonreír. Lo interesante es que no usa un tono burlesco, ni uno de superioridad o ataque. Habla tan tranquilo, como si fuera viejos conocidos charlando sobre el tiempo en un ascensor.

Porque soy terriblemente encantador. —Señala, como si ella verdaderamente hubiera formulado una pregunta. Después, chasquea la lengua. No quiere que se vaya, porque en el fondo disfruta de la compañía de la chica. Es osada, y eso lo valora. Además, es adorable cuando arruga la nariz. —Pensé que tú no necesitabas ayuda de nadie, mucho menos la mía. De hecho, estoy seguro de habértelo oído decir más de una vez. —Alza una ceja, y también las comisuras en una sonrisa. —Se llaman súbditos. —Se ha pasado, incluso para su gusto. Pero decide sacarle punta a las palabras de la chica. —Así que te consideras inferior a mi.— Recalca. —Tú misma lo has dicho.—.

robb stark

_________________
ru - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
30

PUNTOS :
398

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por Altaire V. Williams el Vie Ago 28, 2015 3:29 pm

Llámala, adelante. Deja de amenazar y hazlo —es lo primero que dice al escucharle, viéndolo impasible y ridículamente atractivo allí quitando la suciedad que, de seguro, ni siquiera existe en el cuadro.

Está sorprendida por lo verdaderamente repelente que él está resultando ser. ¿De verdad él sería su futuro Rey? Santísimo Jesús, si así iba a ser todo, iba a tener que mudarse de continente. Preferentemente a un sitio como Japón, muy lejos de él. ¿Es que no se daba cuenta de lo que estaba haciendo, o lo hacía a posta? No menciona nada, más que nada por no darle el gusto, pero ganas no le faltan de decirle sus cuatro cosas. Pero, aunque haya sido muy sincera en lo que piensa, no va a permitirse rematarle.

O eso es lo que ella quiere, hasta que él menciona su futuro en la cárcel. Abre sus ojos como platos, y su boca cae hacia abajo en sorpresa— ¿Presi...? ¡¿Qué?! —su respiración se agita y el sonrojo producto de su enojo, en sus mejillas, se hace presente. Puede sentir sus orejas arder, y sus mejillas calentarse de angustia por no poder soltarle un puñetazo en esa carita bonita —que no es tan bonita como él cree, vamos— y no poder ser lo suficientemente irrespetuosa como él lo está siendo con ella— Quien debería tener futuro como presidiario, eres tú. Por cretino. ¡Es que no puedo creer que realmente seas tú el que vaya a estar liderando este país! ¡Si es que a lo que vayas a hacer se le puede llamar liderar! —suelta con veneno en la voz, tan duramente como puede, espetándolo porque verdaderamente no puede aceptarlo. Él, entre todas las personas, será el que vaya a tomar el poder cuando el Rey ya no pueda seguir siéndolo. Y no se lo merece.

Le mira a penas, porque verle allí tan tranquilo mientras ella está conteniendo su enojo le produce más malestar que el que debería. Y se da cuenta que discutir con él casi produce el mismo efecto que si se tomase una droga. La relaja. Pero no pretende aceptar el que eso la ayuda a mantenerla despierta y activa.

Por primera vez en tu vida, tienes razón. No te necesito —le sonríe como hiena, sus dientes asomándose por sus labios—. Buscaré la salida yo misma. Quizá en el camino me robe algunos Rubens... o algún otro nombre ridículo. Seguro que cualquier cosa aquí vale mucho dinero —ella no está hablando en serio, pero tiene la necesidad de ser sarcástica con él. Luego le mira de pies a cabeza, y con su mirada le dice todo el desagrado que siente por él—, excepto tú —no va a darle el gusto de contestarle a su pulla.

robb stark
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
17

PUNTOS :
695

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por James W. Kensington el Dom Ago 30, 2015 8:48 am



No cree haber usado un tono de amenaza, siquiera advertencia, pero comprende que ella se sienta amenazada. En realidad, la curiosidad de Jem empieza a incrementar peligrosamente. Quiere saber cómo ha ido a parar ella allí, y qué hacía en palacio. —Debería hacerlo. Pero no creo que sea necesario sumarte puntos al historial. Se te da bastante bien meterte en líos solita.— Asiente. Evidentemente, nunca ha tenido verdadera intención de delatarla. Pero le apetecía dejar claro que podía hacerlo si quisiera, y que a pesar de que ninguno de los dos debería estar allí, solo uno saldría escaldado. Porque así de injusta es la vida, y esa es una de esas pocas situaciones en las que él tenía las de ganar. Aunque, seguro, ella piensa que todo en su vida es coser y cantar.

Ríe entre dientes ante la reacción de ella. Realmente, es una chica chistosa. Se toma las cosas demasiado en serio, aunque quiera dar un aire de indiferencia para nada convincente. Está alterada y lo demuestra libremente, mientras él no ha cambiado la actitud sosegada en toda la conversación. James puede percibir el arrojo y la impulsividad de la rubia, y supone automáticamente que son los culpables del 90% de sus problemas. —Yo tampoco me lo esperaba, ¿eh? pero, tras un cúmulo de desafortunadas circunstancias, así es. Bueno, será.— Se encoje de hombros. —Probablemente sea el más cretino, pero también el más atractivo y encantador. Alégrate por eso.— Alza la barbilla y cuadra los hombros, derrochando un egocentrismo que es más fingido que otra cosa; no porque no se considere atractivo o encantador, sino porque en otra situación no lo expondría como si dijera la hora.

Lo está pasando en grande. Se fija en cómo ella cierra los puños, cómo aprieta el ridículo gorrito entre los dedos. Mete una mano en el bolsillo y saca el teléfono móvil y teclea rápidamente en el buscador. Alza después la cabeza, y la mira con una sonrisilla. —Según la revista Forbes,estima la fortuna del monarca en 500 millones de dólares, lo que serían más de 400 millones de libras esterlinas, sólo en dinero como tal. Sumándole a parte el valor de los palacios y los bienes usufructos de los que recibe ingresos.— Mueve el dedo, desplazándose por el artículo. Nunca le ha interesado demasiado ese tema, aunque reconoce que las cifras dan miedo. —La consultora Bran Finance calcula el conjunto en unos 22.000 millones de euros.— Finaliza, guarda el teléfono nuevamente en el bolsillo. —Creo que sí soy lo más valioso aquí.— Hace mucho tiempo que dejó de pensar en cuántas personas podrían salir de la pobreza con todo ese dinero. Hace mucho tiempo que empezó a ser consciente de cómo son las cosas, de cómo es el mundo. No está presumiendo, no se enorgullece de nada de lo que acaba de leer. De hecho, puede verse a la legua el brillo triste en sus ojos. —¿Qué estás haciendo aquí, Altaire?— Decide volver a probar suerte, después de todo.


robb stark

_________________
ru - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
30

PUNTOS :
398

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por Altaire V. Williams el Lun Ago 31, 2015 5:02 am

Si tan solo pudiera asestarle un buen golpe sin que él usase todo su poder e influencia para hacerlo parecer todo como si él fuese la víctima, ella ya se hubiese cobrado sus comentarios odiosos. Pero no puedes, le recuerda una vocecita en su cabeza. Se cruza de brazos, entornando sus ojos, haciendo que su ceño se frunza y sus labios se coloquen en una dura y fina línea. Ella le mira durante unas cuantas fracciones de minuto, calculando por qué él parece de pronto más agradable. No, agradable no. Menos hostil. Eso sí. Y, como no descubre el por qué, se pone su capa de protección y autodefensa— No voy a agradecerte por no llamarlos, si es eso lo que quieres —no da su brazo a torcer como digna orgullosa que es.

No sabe qué le molesta más. Si su actitud tan tranquila o cada palabra que dice. Altaire está acostumbrada a que a penas ella se comience a poner furiosa, todos los demás paren sus bromas, pero el príncipe parece negado a hacerlo. ¿Disfruta molestándola? Desde luego, ella no. Se siente ligeramente expuesta ante él, perdiendo los nervios como lo hace ahora mismo.

No, fíjate que no. Si quisiera ver a alguien atractivo, vería alguna película. Manejar un país es más que una carita bonita ¿sabes? —esta vez no está tan furiosa. Se ha logrado calmar, sus manos han dejado de temblar y su sonrojo inicial ya no está. Lo siente. Y también lo sabe cuando admite que él tiene una cara bonita. Así que, para mejorar su comentario, se ríe fingidamente— No es que tú lo seas, obviamente —suspira y comienza a acomodar las arrugas del sombrero caqui entre sus manos.

Insufrible como le parece, él busca en su móvil la información de su casa para dejarla aun más en ridículo. Ella sabe que ese montón de dinero podría alimentar a muchos países del tercer mundo pero por un momento se muerde la lengua para no decir alguna barbaridad. Ciertamente él no tiene la culpa de ser completamente rico. Pero lo disfruta, de todos modos, se recuerda con ironía— Estás disfrutando de alardear toda esa información ¿cierto? —ella chasquea la lengua, demasiado anonadada por las cifras y por el hecho de que él haya dicho todo aquello sin el más mínimo interés, como si tener una enorme fortuna no fuese mayor cosa. Sin duda, eso sería mucho para un montón de familias como la de ella. Una pequeña fracción de esa fortuna hubiese ayudado para que su padre no muriese.

Estar a la defensiva la agota, y pensar en su padre también. Así que, cuando él le pregunta sin malicia esta vez, la razón de estar allí, ella suspira intentando sonar igual que él.

Acompaño a una amiga en la visita guiada por la casa. Me aburrí así que decidí irme antes de acabar y no encontré la salida. Eso es todo —encoge sus hombros, y le mira—. Por cierto, te informo que tu personal de seguridad no está donde debería cuando uno les necesita —alza sus manos como si dijese cualquier cosa, y luego se da cuenta que está actuando amistosa como si él lo mereciera. ¡¡¡HORROR!!! Vuelve a ponerse a la defensiva, segundos después— ¿Contento? No hay mayor misterio. No vengo a robar o algo por el estilo así que puedes estar tranquilo.

robb stark
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
17

PUNTOS :
695

Volver arriba Ir abajo

Re: perdida , — priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.