Últimos temas

The bad girls know best — Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The bad girls know best — Priv.

Mensaje por L. Bryden Haddad el Miér Ago 26, 2015 12:32 am

Thyra
CLUB NOCTURNO
The bad girls know best

Abril, 2015. 2:27AM.
No se acordaba de que había hecho esa mañana. Ni de como había planeado encontrarse con sus amigos en una fiesta esa noche. Joder, no se acordaba ni de la canción que había sonado minutos atrás. Pero se estaba divirtiendo y eso era lo único que contaba. Hacía ya un buen rato que había perdido de vista a sus amigos, desaparecidos entre la multitud de cabezas que seguían el ritmo de la música, pero después de llamarles unas cuantas veces, la cobertura no se puso de su parte y, después, la batería del teléfono, diciéndole adiós antes de que se diese cuenta.

Pero nada le iba a arruinar esa noche. El mundo real pretendía comérsela viva y sólo tenía esa noche para disfrutar, así que se dispuso a aprovecharla al máximo. Ya se las lidiaría al día siguiente, con el dolor de cabeza y demás. Se había tomado unas cuantas copas más de lo que debía y parecía no funcionar correctamente, pero siguió bailando sin importarle nada ni nadie.

Y ahí fue cuando lo vio. Un chico rubio, bastante alto y con cara de tener dinero. Vestía bien incluso cuando estaba allí, rodeado de personas con ropas holgadas y sin estilo, pero para él parecía ser más importante centrarse en que su camisa blanca no tenga ninguna mancha antes de mover esas piernas. Y lo mejor de todo —lo que le hacía un blanco directo— era que su cartera descansaba en el bolsillo trasero de sus pantalones negros. Bingo.

Intentó acercarse a él abriéndose paso entre la multitud con su baile, siguiendo lo que hacían todos, pasando así desapercibida. Al estar a su lado, pudo sentir que olía mejor que cien baños: sabía que tenía más dinero que todo lo que podía tener ella ahorrado. Estiró su mano para hacerse con la cartera sin que se enterase, fallando varias veces. El chico estaba distraído tomándose otra copa, fijando su vista a la nada. Así no podría hacerlo. Volvió a intentarlo, dejando caer la mano a milímetros de la cartera, pero aún así sabía que se daría cuenta.

Entonces, instintivamente, giró la cabeza y se topó con los ojos de una morena que la estaba mirando fijamente. Sabía que pretendía hacer Bryden, seguro. Por un momento se temió lo peor, pensando que la ojiazul iba a delatarla, pero se quedó mirándola, esperando a que de ella el primer paso. Como se le ocurra, la mato.

robb stark

_________________
Mama said if I really want to I can change
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
16

PUNTOS :
715

Volver arriba Ir abajo

Re: The bad girls know best — Priv.

Mensaje por Thyra S. Swenhaugen el Miér Ago 26, 2015 8:55 pm

Bryden
club nocturno
the bad girls know best



"Fiebre de sábado noche". Los créditos empezaban a aparecer en la pantalla de la televisión y Thyra se había quedado dormida viendo dicha película. No llevaba la cuenta de cuánto rato se había pasado jugando con las palomitas ni cuánto tiempo se pasó mirando el techo. No era día de películas, quería salir e ir a algún bar o pub a escuchar música pero por el momento nadie le había llamado o enviado ningún mensaje. Era desesperante.

Se hizo la remolona cuando escuchó una especie de alarma que pedía que se levantase. Cuando finalmente abrió los ojos y divisó su móvil iluminándose a causa de un mensaje, se levantó rápidamente del sofá para responder "casualmente" al mensaje sin parecer desesperada. Ya era hora de salir de ahí y a esas alturas le daba igual el plan que tuviesen para ella. La remitente del mensaje era una del grupo. Era un aleluya para ella.

Respondió al mensaje con algo de lentitud para que pareciese que estaba haciendo algo, pero le dio a enviar demasiado rápido, ya le daba igual. Se levantó caso tropezándose con las zapatillas que estaban en el suelo y fue a elegir la ropa que ponerse. Su armario la llamaba cada vez que salía de casa y podía pasarse horas ahí dentro haciendo una lista de lo que necesita y lo que debe tirar.

Una vez vestida y lista cogió el móvil, el paquete de tabaco y poco más metiéndolos casi a presión en sus pantalones y chaqueta. Justo después, se largó.
No tardó mucho en llegar en el sitio donde habían quedado y no sabía si esperar fuera o no, hacía algo de frío y optó por sentarse en la barra con los ojos fijos en la puerta esperando a su compañera. Pidió un whisky para calentar un poco la garganta y el cuerpo y mientras removía los cubitos en el vaso, la anfitriona había llegado. La noche acababa de empezar y en cuanto empezaron a beber se les fue el santo al cielo.

Mientras Thyra iba dando vueltas por el local se dio cuenta de que una chica había intentado echarle la mano a uno de los tíos de la barra, un intento fallido que le costó una sonrisa de la princesa. Thyra quería meterse en problemas, como siempre.
Le dio unos golpecitos al chico que tenía como objetivo la contraria e hizo que se tropezaba para aterrizar en él. — Joder, perdón — le dijo atusándose el pelo y poniendo pose de inocente, todo lo que hiciese falta para que le prestase atención. Por la caída se le había caído algo de bebida encima y el tío no dudó en empezar a limpiársela un poco, perdiendo la atención a lo que le rodeaba; en ese momento la morena le hizo una seña a la contraria para que se moviese ahora que estaba despistado. — No sabía que gente como tú venía por aquí — ni que ella frecuentase ese pub todos los días. Mientras el contrario se limpiaba el cuello de la camisa, ella seguía con los ojos azules clavados en la otra, esperando a que saliese con su botín para que Thyra dejase a ese idiota colgado.


robb stark

_________________



You've applied the pressure to have me crystalised
noruega - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
11

PUNTOS :
380

Volver arriba Ir abajo

Re: The bad girls know best — Priv.

Mensaje por L. Bryden Haddad el Jue Ago 27, 2015 2:47 am

Thyra
CLUB NOCTURNO
The bad girls know best

No tenía pensado empezar a quitarle a la gente cosas esa noche, pero si la ocasión se lo presentaba así y al chico le faltaban unos cuantos de frente y se lo ponía en bandeja, no iba a decir que no. El niño rico, demasiado centrado en lo que tomaba, ni siquiera se acordaría de los billetes que aplastaba en el asiento. Billetes que a Bryden le venían de perlas. Lo que no se esperaba es que la chica, la ojiazul, se lanzase a ayudarla. Se arrepintió, entonces, de la mala mirada que le había dado, dejando caer una pequeña sonrisa.

Esperó a que ella se acercase e hiciese lo suyo mientras ella se acomodaba en el asiento de al lado, sin hacer demasiado ruido. Estaba en un día de suerte, ya que no había nadie detrás de la barra y todo el mundo estaba demasiado ocupado —o, mejor dicho, borracho— como para fijarse en la castaña menuda, a la que seguramente le faltaban unos cuantos centímetros para aparentar la edad que realmente tenía. Pero de eso no se quejaba, ya que era más bien una ventaja.

En cuanto la morena se puso en acción, arruinando la camisa del chico, Bryden fue alargando la mano para pillar el momento perfecto. Vio la señal de la contraria, quien parecía demasiado borracha por sus palabras, para alargar la mano y sacarle la billetera al rubio. En ese momento de tensión, pensó lo peor: que si el chico se levantaría y armaría un espectáculo allí, en medio del club, o que la amenazase con otra cosa. Pero, con suerte, nada ocurrió. Al parecer, se había quedado distraído, demasiado ocupado debatiendo en si ir al baño para recuperar la dignidad de su camisa o quedarse hablando con la morena. En todo caso, el trabajo de Bryden ya había terminado.

Alzó la cartera lo suficiente como para que la extraña se diese cuenta y después se la metió entre los sujetadores. Y ahí no había pasado nada. Pero sintió que se lo debía a la morena, así que no se alejó demasiado, sólo lo suficiente como para que el chico no se diese cuenta de que había sido ella. No sabía a ciencia cierta si es que a la ojiazul le interesaba el perdedor, pero esperó a que terminase para darle su parte del botín.

¿No había otro subnormal igual alrededor? Si existía otro idiota como aquél que le regalase el dinero así, inesperadamente, Bryden estaba dispuesta a poner las dos manos en el aire. Miró, a ver si alguien más se había olvidado de que ladrones como ella, menuda y con cara de inocente, aún no se habían extinguido.

robb stark

_________________
Mama said if I really want to I can change
ciudadano
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
16

PUNTOS :
715

Volver arriba Ir abajo

Re: The bad girls know best — Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.