Últimos temas

Paparazzi Attack — Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Paparazzi Attack — Priv.

Mensaje por Irina T. Sulzberger el Mar Ago 25, 2015 11:57 pm

B. Mia Kristensen
06.07.'15
Cambridge University
2:45pm
paparazzi attack



La calidez de su habitación la recibió tan pronto abrió la puerta. Había perdido la cuenta del tiempo que llevaba viviendo en aquel lugar desde que se mudó al campus universitario. Antes había compartido un piso fuera de la Universidad, pero su compañera decidió retirarse de la carrera, y a Irina no le había quedado más que decidir hacer unos cuantos reajustes a su vida. Ahora vivía en un bonito apartamento, que compartía con un par de chicas, no porque quisiera si no porque para cuando se encargó de buscar un lugar en el campus, ese fue el único lugar que consiguió. Era bonito, e incluso acogedor. Irina se había encargado de ambientar su habitación como mejor le parecía, y se atrevería a decir que era una pequeña réplica de la suya en el N°7 de Grosvenor Crescent. El resultado la había dejado bastante contenta, y le alegraba aún más el hecho de que una enorme cama la recibía a su llegada al lugar. Observó entonces el dosel de la cama y se acercó a él tras cerrar la puerta del lugar; sus dedos se deslizaron de forma distraída por la madera perfectamente tallada mientras su mirada se perdía en las almohadas de plumas que reposaban sobre sábanas rojas. Un suspiro se escapó de sus labios y se permitió echarse en la suavidad de su cama, relajando su cuerpo de forma automática. Había pasado toda la mañana fuera, yendo de un salón para otros, ajetreada por la cercanía de los exámenes finales; pensar en el infierno que tendría que vivir la semana siguiente no era una opción, así que se permitió tener unos minutos para descansar. Y así lo hizo. Cuando se dio cuenta, había descansado demasiado, y su próxima clase empezaría en veinte minutos. Apenas y tenía tiempo para llegar.  

Afortunadamente, y tras perder unos valiosos minutos en la cocina tomando una manzana y una soda, Irina logró llegar a su clase solo con dos minutos de retraso. Era una de esas clases repaso que daban antes de los exámenes finales así que, de cualquier forma, la rubia no se hubiese perdido de nada; saber eso la hizo bufar, especialmente porque casi le había dado taquicardia por intentar llegar a tiempo a la facultad. Tras darse cuenta de su tiempo perdido, se dedicó a observar por la ventana de forma distraída; una sombra le pareció sospechosa, pero creyó habérselo imaginado. Dos minutos después, el lente de una cámara le llamó la atención. Maldijo para sus adentros, cayendo en cuenta de que la prensa se encontraba en las inmediaciones de la Universidad. Aun no entendía como podían burlar la seguridad de su casa de estudios. Ofuscada como estaba, y repentinamente molesta, la rubia recogió sus pertenencias y las echó en su bolso, para luego levantarse en silencio y retirarse del salón. Si llamó la atención de los presentes o no, no era su problema; lo único que sabía en ese punto era que tenía que salir del campus antes de tener que encontrarse cara a cara con algún reportero. Se preguntaba cuántos de ellos habría, o si solo era alguien de encubierto, o si había pensado mal y en realidad aquel hombre era una especie de fan. No tenia mayor información, pero tenia algo claro: tenia que echarse a correr.

Los pasos de Irina se hicieron más rápidos mientras apretaba con fuerza la correa de su bolso. Escuchó algunas voces a lo lejos que dijeron su nombre, pero no las identificó. Continúo caminando por el pasillo, hasta que se permitió observar por encima de su hombro. Eso fue lo más estúpido que hizo. Sin ver por dónde iba, termino chocando con una rubia; con el fin de evitar cualquier accidente, Irina se permitió sujetar los brazos de la chica para que no tropezara — Mierda— murmuró algo exasperada. Elevó la vista para ver con quien había chocado y… Santa madre… Nada más y nada menos que con “su alteza”. No, no era la reina, pero si una princesa. Los flashes tras el encuentro no se hicieron esperar; pronto no solo decían su nombre, sino también el de su acompañante. — Bien princesa, espero que en tu tierra te hayan enseñado a correr — dijo Irina, mostrando una sonrisa divertida. Sin pedir autorización alguna, tiró del brazo de la chica — No te quedes allí, no te vas a gustar el ataque paparazzi… Son como terroristas — la rubia libero el brazo de su acompañante y simplemente se giró, echándose a caminar con el mismo ritmo rápido que tenía antes de haber tropezado con la danesa.

robb stark
celebridad
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
26

PUNTOS :
492

Volver arriba Ir abajo

Re: Paparazzi Attack — Priv.

Mensaje por B. Mia Kristensen el Miér Ago 26, 2015 1:42 am

Irina T. Sulzberger
06.07.'15
Cambridge University
2:45pm
paparazzi attack



Mia siempre había sido el tipo de chica que se preocupaba más de lo que debería por su imagen. Sobre todo por que estaba siempre al ojo público y lo último que quería hacer es caer como una de las mayores fiesteras del siglo y que su ropa interior saliera por todo el periódico, por que eso era lo último que ella quería que pasara. Acomodó sus lentes de sol sobre su cabeza mientras que su vestido rosa pálido hacía su entrada triunfal en los pasillos de la Universidad. Ella sostenía su Balenciaga en su ante-brazo, un bolso blanco aperlado con cierres dorados. Para su desgracia, utilizar ese conjunto significaba tener que usar tacones altos de tono neutro que siempre la hacían un poco más lenta cuando tenía que huir de los paparazzi furtivos que parecían de la nada para arruinar un poco más su vida, malinterpretando cada foto que tuvieran. Por si no era poco, aquel día no había precisamente hablado con Lilah al respecto de alguien en particular, ya que tenía tiempo que quería aclarar las cosas.

Sus tacones resonaban contra el suelo de mármol y ella solo miraba de un lado al otro saludando a gente que conocía y gente que creía conocerla. Ella era una persona educada, pero no quería decir que si estuviese en otro lado los saludaría. Lo hacía por cortesía y por hacer su estancia en aquel lugar más amena y con menos problemas como sea posible. — ¿Si? — Respondió el su teléfono celular mientras que saludaba con sus dedos de la mano libre al profesor de Literatura que pasaba a un lado de ella. Simplemente continuó su marcha mientras que su cabello se movía con cada uno de sus movimientos. — ¿Ella te dijo eso? Hasta donde yo sé, nadie me ha dicho nada. Bueno, Mikkel me mencionó algo así, pero no sabía que era tan pronto.— soltó un suspiro y terminó de salir de las instalaciones hacía el patio principal donde algunos de los alumnos se juntaban para quejarse de sus vidas.

Bueno, ya le diré, no te preocupes. Ajá, vale. Bye. — trancó la llamada del teléfono mientras que su concentración estaba en los mensajes que había recibido desde temprano y no había sido capaz de verlos de ante-mano. Para su desgracia sintió un golpe repentino, como si alguien le hubiese chocado y su cerebro automáticamente pensó que era Nathaniel pero cuando unas manos pequeñas y de mujer la sostuvieron para que no se cayera elevó sus ojos hacía el rostro de la persona. Ella precisamente no la conocía pero al parecer el resto del Campus y los paparazzi si la conocían. — ¿Disculpa? — fue lo primero que dijo cuando escuchó lo de correr, ella no corría, ella simplemente caminaba rápido y utilizaba guardias de seguridad, pero aquí no había tal cosa. — ¿Como puedes creer que voy a correr con estos... — antes de siquiera terminar de hablar la rubia había tomado el brazo de la chica y ahora se encontraba corriendo de una locura de Paparazzis que gritaban muchos nombres y ella ya ni sabía que estaba pasando, simplemente corría como si fuese Britney Spears cuando estaba calva.

Y pensar que decían que aquí no iban a haber Paparazzi, vaya falsa, hablaré seriamente con el Decano. — su forma de correr era la más femenina que existía en la bolita de tierra y agua que era el planeta. Sostenía su bolso caro con su mano derecha mientras que se aseguraba de que nada se cayera de este pero el ruido que hacía estaba inscrito en su cabeza. Miró alrededor y observó la puerta de una de las salidas de emergencia abiertas. — Por aquí, podemos ir al otro lado del Campus y seguramente de ahí no nos encuentran. — se movilizó al otro lado y una vez que la chica pasó ella cerró la puerta con un chillido.

Sabía que podrían ir del otro lado, la puerta no estaba demasiado lejos, pero se habían conseguido unos minutos. Comenzó a subir las escaleras y sus pies ya le dolían como si hubiese hecho un maratón. Su cabello se movía de un lado al otro mientras que ella llegaba al segundo piso y abría la puerta donde se notaba una masa de alumnos. — Nací huyendo de la prensa, está en mi naturaleza. Creo que sé lo que estoy haciendo. — comenzó a caminar naturalmente mientras que pasó su cabello hacía atrás tratando de acoplarse a la gente a su alrededor.

robb stark

_________________

Tie my heartstrings



dinamarca - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
22

PUNTOS :
391

Volver arriba Ir abajo

Re: Paparazzi Attack — Priv.

Mensaje por Irina T. Sulzberger el Miér Ago 26, 2015 4:29 am

B. Mia Kristensen
06.07.'15
Cambridge University
2:45pm
paparazzi attack



¿Como puedes creer que voy a correr con estos... fue lo primero que escuchó Irina mientras se echaba a caminar con paso rapido -o a trote ligero, dependía de la condición física de la persona que observara la escena-.  Pues corriendo, querida, no es tan difícil, habría pensado una rubia mientras rodaba los ojos. Sin embargo, y ante la cantidad de ojos sobre ellas, prefirió ahorrarse el gesto para sus adentros, haciendo a su vez la nota mental de que realmente estaba tratando con una princesita, y aquello no era una connotacion adquirida por un titulo nobiliario, si no mas bien por una actitud frívola que se veía reflejada incluso en su vestido rosa de diseñador y unos tacones de aguja que apenas y la dejaban caminar con rapidez. Irina, por su parte, vestía jeans, chaqueta de cuero y botas, ademas de su bolso LV. No habia nada en su atuendo que le impidiese echarse a correr, salvo tal vez el maniqui rosado que ahora tenia como accesorio.

— Creo que debes sumarte a la lista de quejas que vamos a pasarle al decano, princesita. Incluso la hija del primer ministro estudiara en Cambridge. Así que no creo que un episodio como este vaya a repetirse — se encogió de hombros Irina, aunque sabia que los paparazzis eran como cucarachas: ni siquiera sabia por donde salían, pero conseguían entrar a cualquier lugar. Sin embargo, y a pesar de que le habría tenido sin cuidado si la princesa se quejaba o no con el decano, de seguro le vendría bien algo de presión monárquica a aquel hombre para que se enseriara en sus labores de garantizar la seguridad de los estudiantes que en verdad lo necesitaban. Como las dos rubias que se movían a paso rápido por aquella universidad, por ejemplo.

Por suerte, princesita no parecía ser solo Pradanator. Algo como "prada" y "terminator". Si no que resultaba que también tenia algo de cerebro ¡Que novedad!. Y con aquel pensamiento, Irina no tardó en dibujar una sonrisa divertida en su rostro y seguir a la rubia por la puerta de emergencia que acababa de abrir. — Hey, Prada, si salimos de esta sin una sola foto, entonces te invito la primera ronda en el club que elijas— le dijo mientras ascendía por unas escaleras hasta el segundo piso. Realmente no conocía la vida de la princesa -Ni siquiera sabia como se llamaba-, pero sabia que era de la realeza y eso bastaba ¿no?. Y esa era la razón por la que no tenia idea de si Miss Prada frecuentaba clubes nocturnos a menudo o no. Irina, por su parte, tenia una cita el miércoles en el 103 de Gaunt Street.

— Vale, su majestad "se lo que hago". Creo que intentare fingir que tengo tanta idea como usted sobre lo que estoy haciendo — dijo sarcásticamente, pasando por delante de ella y buscando distraidamente su móvil en su bolso. Dio con el con rapidez mientras se dirigía hacia la puerta de salida del otro extremo; algunas voces la llamaron por su nombre, a lo que Irina respondió con una rápida sonrisa. Para cuando hubo llegado al otro lado, Ira revisaba la red solo para darse cuenta de que circulaban algunas fotos de su choque con Prada en internet. Se reclinó en la pared, esperando por el maniquí rosado y no tardó en bufar cuando al fin estuvieron frente a frente — Creo que no te invitare ninguna copa, princesita— puso su móvil al alcance de la chica, solo para que pudiese leer el titulo de la foto: ¿Amigas o Enemigas?.

robb stark
celebridad
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
26

PUNTOS :
492

Volver arriba Ir abajo

Re: Paparazzi Attack — Priv.

Mensaje por B. Mia Kristensen el Miér Ago 26, 2015 6:48 am

Irina T. Sulzberger
06.07.'15
Cambridge University
2:45pm
paparazzi attack



Mi nombre es Mia, no Prada, aunque debo admitir que tiene una buena colección este año, así que no me molesta en lo más mínimo ese mote. — continuó caminando por los pasillos refrescando la página de su teléfono mientras que trataba de perderse entre la gente que estaba a su alrededores, para rematar estaba con una chica que parecía no ser muy servicial y tenía un gusto por el sarcasmo. Podía apostar que ella creía que como era el arquetipo de una princesa tenía que ser dependiente y tonta. Pero ella no era ninguna cenicienta, se consideraba más como Mulán pero con mejor estilo y cabello más bonito. — ¿Cual es tu nombre de nuevo? Creo que lo perdí entre tanta gente gritando. — no es como si le importase realmente, simplemente trataba de hacer conversación con aquella chica mientras que sus zapatos resonaban contra el suelo y terminó por cambiar repentinamente de destinación cuando escuchó algunos gritos que sonaban casi como "Mia".

No actúo saber lo que hago, se lo que hago. ¿De verdad crees que no tenía un plan en caso de que algo así pasara? De aquí vamos hacía la salida de emergencia este, simplemente se toma uno de los taxis del campus y de ahí puedes ir a donde quieras, no es ciencia de cohetes, estoy segura de eso. — pasó su cabello hacía atrás y luego rebuscó en su bolso, sacando entonces unos lentes de sol y un sombrero negro desplegable. — Lamentablemente dudo que no tengan ya una foto de nosotras. — y apenas dijo eso ella también fue avisada por su teléfono quien tenía algo que le avisaba cuando alguien comentaba sobre ella en el internet, era algo bastante sofisticado que no sabía como colocar pero el publicista familiar dio la idea.

Tras observar la foto notó que quizás no era la mejor foto suya, por el angulo, pero estaba segura de que su Twitter iba a comenzar a explotar con comentarios sobre la gente ahora categorizandolas como cualquiera de los dos extremos. — No soy muy fanática de los clubes, me temo que igualmente iba a desistir. Pero no te preocupes, estoy segura que de aquí a la noche ya crearán una historia sobre como somos rivales estudiantiles y como estábamos peleando por lados de la Universidad. Pero te recomiendo que no hagas caso omiso, probablemente para la semana que viene olviden todo el tema. — no esperaba engañar a nadie con los nuevos accesorios pero si tomaban fotos de ella por lo menos podría decir que no era ella o algo parecido, ya encontraría alguna razón.

Sus pasos fueron hacía la salida de emergencia de la que había hablado antes, pero para su desgracia estaba cerrada. Hora del plan B. Miró alrededor y notó que lo más cercano era los baños de hombres y las escaleras contrarias que salían a una salida pública. Decidió que ir por ahí era lo mejor y termino por bajar las escaleras algo apresurada mientras que su cabello rebotaba. En vez de ir por la puerta se adentró más a las instalaciones caminando como si sabía exactamente lo que estaba haciendo. — Hubo un pequeño cambio de planes, pero te aseguro que se lo que estoy haciendo. — trataba de convencerse más a ella misma y terminó por dar otro giro a la derecha donde se podía ver una multitud de hombres con cámaras, cosa que la hizo retroceder y esconderse detrás de la pared con la otra chica para hacerle señas de ir al otro lado.

robb stark

_________________

Tie my heartstrings



dinamarca - real
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
22

PUNTOS :
391

Volver arriba Ir abajo

Re: Paparazzi Attack — Priv.

Mensaje por Irina T. Sulzberger el Jue Ago 27, 2015 12:59 am

B. Mia Kristensen
06.07.'15
Cambridge University
2:45pm
paparazzi attack



No creía cambiar los apodos por los que estaba llamando a Mia en un buen rato. Prada, princesita, maniquí. Todos ellos pasaban a formar parte de la improvisada relación que tuvieron que formar en un principio para huir de los paparazzis. Ademas: es parte de nuestra historia, Prada. El pensamiento fue fugaz en la mente de Irina, pero consiguió sacarle una sonrisa a la rubia, que seguía de cerca los pasos de la princesa. Pero ahora Mia había dado a conocer su nombre, mientras Ira intentaba recordar de que monarquía formaba parte la chica; no tenia mayor idea de monarquía ademas de la que debía conocer por excelencia -la británica-, pero suponía que luego podría preguntárselo a Prada. — Tanto si le molestaba como si no, alteza, no planeaba dejar de llamarle así — el fingido tono de respeto en esa frase estaba de mas, pero a Irina la tuvo sin cuidado. — Y coincido, la verdad. Prada es una de mis marcas favoritas — era tal vez la primera vez que no utilizaba ningún sarcasmo y decia algo personal -que no lo era tanto, si tomaba en cuenta que vestía prendas prada la mayoria del tiempo-. — No lo perdiste, princesita. Nunca te lo dije — rodó los ojos tras un bufido rápido, — Irina — dijo con un encogimiento de hombros, porque el Sulzberger estaba de mas. Seguramente si Mia se presentase como era debido, entonces diria su nombre completo, lugar de origen, títulos, tipo de sangre y numero de pasaporte, y aunque el pensamiento tenia un tono sarcástico, no era del todo falso.

La rubia observó a su acompañante y asintió con lentitud; realmente no esperaba que ella hubiese fraguado un plan maestro, pero se imaginaba a los agentes de seguridad que la custodiaban estudiando los planos de Cambridge, solo para dar con las posibles salidas para una princesa en apuros. O tal vez ella en serio tiene cerebro, pensó rápidamente Irina. Fuese como fuese, la rubia y su acompañante no tenían tiempo para detenerse a discutir el plan que debían seguir, pues tal parece que debían hacer algo mas improvisado. — Un taxi — repitió Irina con voz pausada, ¿para que quería un taxi si tenia un auto? Lo único que tenia que hacer era conseguir llegar a su apartamento en el campus, que no estaba a mas de quince minutos del edificio en el que se encontraban. En el peor de los casos, se encontraría con una multitud de reporteros. Irina rebuscó entonces en su bolso, esperando encontrar su billetera; sin embargo, al parecer esta se había quedado en su habitación cuando salió apurada de ella. — ¿Que te parece si vamos por mi auto mejor? — aquella no era mas que una pregunta que respondía al hecho de que, descuidada como siempre, no tenia ni una libra encima.

Tal como lo había intuido en principio, la princesa no iba a aceptar su modesta invitación a un club nocturno. Hay una imagen que cuidar, suponía Irina, aunque a ella le pareciese ridículo. — No es primera vez que dicen algo de mi, Prada. Puedes estar tranquila, no voy a necesitar un psicólogo después de esto — la inglesa se encogió de hombros y guardó silencio mientras observaba la escena y caminaba detrás de Mia. La puerta que segundos atrás había parecido su escape perfecto, ahora no era mas que un gigante estorbo. Estaba cerrada. Irina siguió de cerca a la princesa, evaluando lo que estaba haciendo.

Habían subido al segundo piso esperando encontrar una salida, pero ahora habían bajado y la ventaja que adquirieron de los paparazzis era inexistente. Irina rodó los ojos y se estiró solo para intentar tirar del codo de Mia; sin embargo, cuando estuvo por hacerlo, Mia retrocedió y eso obligó a Ira a hacer lo mismo para no tropezar. Guardaron silencio unos segundos, en los que la acompañante de Irina no tardo en hacerle unas cuantas señas. — No, princesa, me parece que ya no estas segura de lo que haces — sugirió en un murmullo la rubia — Pasamos de largo una puerta que podía ser la salida y estamos yendo directamente al centro del laberinto— señaló con un movimiento de cabeza la dirección por la que iban — Vamos a quedar rodeadas en cualquier momento — puntualizó.

Irina acomodo su chaqueta de cuero con ambas manos y luego, con su mano derecha, le hizo una seña a Mia para que caminaran hacia el salón de clases que tenían al frente — Todos los salones tienen dos puertas laterales, debes saberlo. Si entramos por esta...— giró el pomo de la puerta, que cedió con facilidad — Saldremos por el otro extremo, del otro lado de los paparazzis — explicó mientras notaba la penumbra del lugar. — Cuidado por donde pisas, princesa. No podemos encender las luces — ni siquiera sabia donde estaba el interruptor, en realidad. La rubia se movió con agilidad por el pasillo entre filas, llegando al otro extremo. Abrió la otra puerta entonces, y se asomó en el pasillo, evaluando la situación. — Parece que esta despejado — murmuró.  

robb stark
celebridad
avatar
IMAGEN DEL PERSONAJE :

MENSAJES :
26

PUNTOS :
492

Volver arriba Ir abajo

Re: Paparazzi Attack — Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.